Schumacher cayó por esquiar en zona de alta dificultad

El video instalado en el casco reveló que el piloto alemán se golpeó con una roca situada ocho metros fuera de la pista de esquí.

El pitolo aleman Michael Schumacher esquiando en Madonna di Campiglio, en Italia, donde generalmente se realiza la Copa del Mundo de Esquí Alpino.
El pitolo aleman Michael Schumacher esquiando en Madonna di Campiglio, en Italia, donde generalmente se realiza la Copa del Mundo de Esquí Alpino. (Reuters)

Ciudad de México

La fiscalía de Albertville, en Francia, dio a conocer hoy que Michael Schumacher se golpeó con una roca situada ocho metros fuera de la pista de esquí y que no ayudó a ningún amigo durante su descenso.

Schumacher se desvió y terminó en la zona que separa una pista azul de una roja, aseguró en rueda de prensa el fiscal Patrick Quincy. El "azul" indica una pista fácil y "roja" una de dificultad elevada.

"Schumacher es un buen esquiador, pero uno de sus esquís golpeó una roca que sobresalía en el terreno y esto causó su caída en la que se golpeó la cabeza contra otra piedra", añadió Quincy.

En cuanto a la velocidad exacta en que viajaba no se puede deducir en el video, indicó.

Las reconstrucciones actuales se basaron entre otras cosas en el video grabado en la cámara instalada en el casco de Schumacher.

Según el investigador Stephane Bozon, el piloto no hizo particulares imprudencias, "su velocidad fue la de un buen esquiador, y se produjo por efectuar una curva antes de abandonar la pista".

El lugar donde Schumacher abandonó la pista no estaba señalado. Quincy precisó por lo tanto que ahora se tomaron todas las medidas necesarias para asegurar el recorrido.

"Según los indicios que hemos recopilado no fueron los esquíes la causa de la caída, sino que tropezara con una roca", detalló Bozon.

El siete veces campeón del mundo de fórmula 1 de automovilismo se encuentra en un coma inducido en una clínica en Grenoble después de la grave lesión en la cabeza que sufrió el 29 de diciembre cuando esquiaba en los Alpes franceses.

Desde entonces ha permanecido en un coma inducido y los médicos aseguraron este martes que sus condiciones no empeoraron, se mantuvieron estacionarias pero críticas.