Ecclestone propone 25 millones de euros para acuerdo amistoso

Los abogados del empresario británico de 83 años señalaron, ante la sorpresa general, que estaría dispuesto a un arreglo amistoso

Bernie Ecclestone
Bernie Ecclestone (Reuters )

BERLIN, Alemania

El presidente de la Fórmula 1 Bernie Ecclestone propuso a la justicia alemana, que le juzga por corrupción, un arreglo amistoso pagando 25 millones de euros a la parte demandante, publicó la prensa alemana.

Los abogados del empresario británico de 83 años señalaron, ante la sorpresa general, que estaría dispuesto a un arreglo amistoso pagando 25 millones de euros a la banca pública regional alemana Bayern LB.

El magnate se enfrenta a una pena de hasta 10 años por un presunto soborno de 44 millones de dólares en 2006 y 2007 al banquero alemán Gerhard Gribkowsky, quien trabajaba para el banco público Bayern LB, para poder cerrar la venta de los derechos de la Fórmula 1 al fondo de inversión CVC Capital Partners.

CVC compró entonces por 839 millones de dólares los derechos de la Fórmula 1, hasta aquel momento en manos de Bayern LB.

La decisión final en vista de un eventual acuerdo depende ahora de la Fiscalía, con la aprobación de todas las partes concernientes.

La Fiscalía se muestra abierta "en principio a este ofrecimiento", pero no ha tomado todavía una decisión, según uno de los fiscales del Tribunal de la Instancia de Múnich (sur).

Uno de los abogados de Ecclestone, Sven Thomas, señaló que todavía no se había tomado una decisión, como confirmó el portavoz del Tribunal.

En un comunicado precisó que no puede señalar cuando se tomará una decisión. El proceso debe continuar el próximo martes.

Ecclestone, al mando de la Fórmula 1 desde hace 40 años, está siendo juzgado en Múnich desde el 24 de abril. Se arriesga a diez años de cárcel en caso de ser culpable.

El multimillonario siempre ha clamado su inocencia y hasta ahora se había negado a cerrar un trato que le hubiera evitado un juicio.

Afirma que fue víctima de un chantaje, pero Gribkowsky sostiene que se trataba de un soborno.

Gribkowsky fue condenado en junio de 2012 a ocho años y medio de cárcel por corrupción y fraude fiscal por no haber declarado los millones recibidos.

Los abogados del británico estimaron este martes que las cargas penales que pesan sobre su cliente son "muy dudosas" y que se trata de un procedimiento "extremadamente duro" para él.