Audi gana las míticas 24 horas de Le Mans

Audi consiguió, gracias a su prototipo híbrido R18 e-tron quattro, su 13º triunfo en Le Mans

Andre Lotterer, Benoit Treluyer y Marcel Fassler celebran en el podio
Andre Lotterer, Benoit Treluyer y Marcel Fassler celebran en el podio (Reuters )

LE MANS, Francia

El Audi N.2 de Treluyer-Lotterer-Fässler se adjudicó este domingo la 82ª edición de las 24 horas de Le Mans, lo que supone el quinto triunfo consecutivo del constructor alemán en la mítica prueba de automovilismo.

Audi consiguió, gracias a su prototipo híbrido R18 e-tron quattro, su 13º triunfo en Le Mans. Detrás del Audi N.2 llegó el N.1 de la escudería alemana, pilotado por el trío Kristensen-Di Grassi-Gené.

El podio lo completó el Toyota N.8 de Lapierre-Buemi-Davidson.

Los pilotos del Audi N.2, el francés Benoit Treluyer, el suizo Marcel Fassler y el alemán Andre Lotterer, consiguen inscribir, por tercera vez como equipo, sus nombres en el trofeo de las 24 horas, tras sus triunfos de 2011 y 2012.

Las flechas bávaras se beneficiaron de los sucesivos fallos de los dos contrincantes de la categoría reina, Toyota y Porsche.

En cabeza durante 14 horas y 203 vueltas, el Toyota N.7, que partía primero, tuvo un problema en el cableado eléctrico durante la madrugada.

El Porsche N.20, que contaba en sus filas con el expiloto de fórmula uno australiano Mark Webber, iba en cabeza cuando tuvo que abandonar con un problema en la transmisión.

Antes de eso, Audi no estuvo nunca entre los primeros, detrás de los Toyota y los Porsche, más rápidos en los primero compases de la carrera.

Los otros dos R18 e-tron quattro se encontraron con averías. El N.1 tuvo problemas con los inyectores y ambos tuvieron que retocar el turbo. Pero, el equipo del constructor alemán pudo arreglar todas las contingencias.

Bajo la lluvia del sábado por la tarde, el Audi N.3 tuvo una salida de pista en un accidente que también implicó al Toyota N.8.

El principio de la carrera estuvo marcado por dos salidas a pista del coche de seguridad dado que dos fuertes chaparrones redujeron mucho la visibilidad y aguaron peligrosamente la pista.

Porsche tuvo una actuación decepcionante, ya que ninguno de sus 919-Hybrid estuvo en el podio pese a que la marca de Stuttgart volvió a Le Mans este año con bombos y platillos.

En las otras categorías, el Zytek-Nissan N.38 del trío británico Turvey-Tincknell-Dolan terminó quinto de la clasificación general y primero de los LMP2, mientras que el Ferrari 458 N.51, cuyo equipo estaba encabezado por los dos expilotos italianos de Fórmula 1 Gianmaria Bruni y Giancarlo Fisichella, se llevó la LMGTE-Pro (16º en la general).

El exfutbolista francés Fabien Barthez cruzó la bandera a cuadros al volante del Ferrari 458 N.58 y terminó 27º en su primera participación en la carrera.