Año de aprendizaje en Sauber

Monisha Kalthenborn, director de la casa suiza, señaló a La Afición que el 2013 le dejó muchas experiencias a ella y a su piloto Esteban Gutiérrez, de quien admite ha crecido pero aún puede dar más.

Escudería Sauber
Escudería Sauber (Reuters)

AUSTIN, Texas

El primer año de Monisha Kalthenborn como directora total del equipo Sauber fue una campaña complicada, para algunos incluso terrorífica, y
es que a mediados de 2013 parecía que la casa suiza podía desaparecer del paddock de la Fórmula Uno, sin embargo, al igual que los pilotos,
ella admite que en esta temporada ella misma ha crecido y aprendido.

Si bien Monisha ya tenía experiencia en años previos al ser la directora ejecutiva del equipo con sede en Hinwil, el tener la total
responsabilidad significó un paso importante en su carrera, y aunque algunos dudaron de ella a mitad de temporada y criticaron de errónea
la decisión de Peter Sauber, dueño, de ponerla al frente, ella se ve firme en el puesto no solo por un año más, sino por más tiempo.

"Lo importante para mí es la relación que tengo con Peter. Confiamos y creemos el uno en el otro. Él confía en mí. Ha sido un año difícil
para estar al frente porque he tenido muchos muchos desafíos y los he afrontado, muchos de ellos no me los esperaba", expresó en entrevista
con La Afición.

Uno de los retos fue contrarrestar una situación económica adversa y brindarles coches competitivos a sus dos pilotos: el novato mexicano
Esteban Gutiérrez y el experimentado alemán Nico Hulkenberg, con ellos deseaba dar un salto al top cinco del campeonato de constructores tras
una campaña 2012 en que logró cuatro podios, tres de ellos con Sergio Pérez, sin embargo la realidad fue diferente ante la falta de billetes
que mermaron el desarrollo del monoplaza.

"Tuvimos un año muy duro, muy demandante. Estuvimos enfocados en asegurar la situación económica a mitad del año, ha sido un largo
camino para eso pero hemos ido paso a paso, además hemos conseguido mantener el desarrollo y dar un paso adelante. Avanzamos poco a poco, sabemos que podemos hacer más pero eso toma tiempo y el próximo año daremos un paso importante", señaló la suiza de origen indio quien aseguró, que sin importar su alienación del 2014, sus competidores se encontrará con un equipo "seguro en el aspecto económico".

Otro punto a trabajar por ella a lo largo del 2013 fue orientar a Esteban Gutiérrez en su primer campaña dentro de la Fórmula. El
regiomontano esperaba encontrar un equipo diferente, con un auto competitivo y que le permitiera tener un debut con posibilidades de
luchar de forma más constante por los podios. Monisha indicó que los planes no salieron como esperaba, pero el competidor regiomontano supo
responder ante la presión.

"Hemos tenido una sesión dura con las dos caras de la moneda. Ambos esperábamos algo diferente, con un coche diferente con base en el
modelo del año pasado. Esteban lo ha hecho bien, pero es importante ser constante. Hacer el paso a Fórmula Uno es algo grande para
cualquier novato, no tienes las garantías de cuánto tiempo tardará en  acostumbrarse ni de si funcionará. Él tuvo situaciones difíciles, pero
ha trabajado, y él continúa desarrollándose y tiene mucho talento", enfatizó.

Ante las dudas de cuán competitivo será Sauber en el 2014 con las nuevas reglas que entrarán en vigor en la máxima categoría,
Kalthenborn pide paciencia y es que en su opinión aunque las computadoras ofrecen datos preliminares, prefiere no especular dada la
experiencia de este año.

"Es difícil saber hacía dónde vamos, la única forma de conocerlo es comparándonos con otros y de momento es pura especulación. Existen
muchos factores para analizar como el diseño, el motor", finalizó.