A dominar Sudamérica

Juan Pablo Rodríguez volverá a disfrutar una Copa Libertadores vestido de rojinegro, cuando debuten ante el Independiente de Santa Fe de Colombia. 


Los rojinegros vuelven al torneo continental más grande de América
Los rojinegros vuelven al torneo continental más grande de América (Alejandro Acosta)

Guadalajara

Hace 15 años comandaba el medio campo de aquel Atlas que maravilló a Sudamérica. Hoy, con más de 500 juegos y 100 goles como profesional, Juan Pablo Rodríguez volverá a disfrutar una Copa Libertadores vestido de rojinegro, cuando debuten ante el Independiente de Santa Fe de Colombia.

El Chato tiene cuentas pendientes en este certamen sudamericano. No olvida la noche en que se pusieron al tú por tú ante River Plate en el Monumental; la forma en que jugaron con autoridad en Chile ante la U; cómo fueron superiores ante el Atlético Nacional de Medellín que en aquel entonces tenía en su portería a Miguel Calero, y la dolorosa eliminación ante el Palmeiras de Brasil.

Esta noche ante el Santa Fe de Colombia, Rodríguez y compañía inician el sueño libertador, el tercero en la historia del club. El volante rojinegro recordó con LA AFICIÓN  su participación en la Copa Libertadores en el 2000 y los sueños que tiene con este equipo que ahora es comandado por Tomás Boy.

 

¿Qué recuerdos tienes de esa Copa Libertadores del 2000?

 “Que se jugó sin miedo, Atlas era un equipo joven, la mayoría éramos canteranos, teníamos gente de experiencia, pero la mayoría era gente arraigada con los colores, que jugaba sin miedo donde fuera, eso nos había inculcado La Volpe, que fuéramos ese equipo protagonista, que quería ganar donde se presentara; el equipo lo entendió y perdió a su estilo, siempre proponiendo”.

 

¿Qué le faltó a ese Atlas para trascender en esa Copa Libertadores?

 “Creo que le faltó experiencia. La juventud y el ímpetu te lleva a ganar partidos y a hacer un futbol vistoso, pero lo importante viene cuando avanzas etapas y necesitas la experiencia de saber manejar los partidos, tal vez se escucha mal, pero hacer tiempo, tirarse, ganar los partidos a base de artimañas es válido y es lo que hacen los sudamericanos para llevarse la Copa”.

 

Ahora sí hay esa experiencia que no tenían hace 15 años, ¿no?

“Este es un equipo que juega bien también, es un equipo armado, que tiene juventud, tenemos la experiencia de haber jugado la Copa Libertadores y con roce nacional e internacional. Es un equipo que aspira a mucho y que podemos hacer una buena Copa Libertadores”.

 

¿Cuál será la clave para hacer un buen papel en la Copa?

 “El objetivo principal es sacar los nueve puntos que tendremos en disputa como local, pero el equipo también tiene la personalidad para ganar fuera”

 

¿Conoces algo del Santa Fe?

“Tenemos reseñas de cuando jugó con Morelia, tiene jugadores importantes, que al igual que nosotros quieren trascender, pero nosotros estamos ocupados en hacer lo mejor posible en el torneo mexicano para no tener ninguna distracción en la Copa”.

 

¿Qué le ha faltado a los equipos mexicanos para ser campeones de la Libertadores?

 “Le faltan varias cosas, lo trascendental es que la Federación debe de darle todo el apoyo a los equipos que disputan un torneo internacional, porque hay momentos donde se cruzan los calendarios en ambos  torneos y debes decidir por uno u otro, necesitamos ese apoyo, en Sudamérica tienen ese apoyo hacia la Copa Libertadores, y creo que los equipos mexicanos con la infraestructura que tienen pueden ser más protagonistas”.

 

 

Futuro técnico lavolpista

Consciente de que se encuentra en la recta final de su carrera, el Chato asegura estar preparado para en un futuro ser entrenador. Juan Pablo ya recibió su título de técnico y advierte que pregonará la escuela Lavolpista.

“Yo quiero seguir metido en el futbol (tras el retiro), ya tengo mi título de entrenador, uno trata de absorber todo lo que se pueda de los técnicos que he tenido. Cuando llegue el momento de decir adiós trataré de llevar a cabo todo lo que he aprendido y absorbido de cada entrenador y compañero.

“Quiero ser entrenador porque lo aprendí de Ricardo (La Volpe), la manera que me enseñó de ver el futbol, el tiempo que trabajé con él aprendí muchas cosas técnicas y tácticas. Ahorita quiero aportar en la cancha jugando, y después aportar como técnico todo lo que aprendí durante estos años. Seré de la filosofía Lavolpista, fue un técnico que cambió el futbol mexicano, hizo que sus equipos hicieran un futbol vistoso, gracias a él se habló bien de Atlas, Atlante y la selección”, añadió.

Pero antes de comenzar esa faceta, el oriundo de Atemajac sabe que hoy en día debe cumplir el rol de ser el guía de los jóvenes y aportar dentro, pero sobre todo fuera de la cancha.

“Entiendo mi nuevo rol, sé que llegó el momento de ver qué pasa, sino ser un jugador constante, que se prepare al 100 por ciento, que siga compitiendo con los compañeros y dentro de la cancha”.