Los Zorritos carecen de mentalidad

Gustavo Costas aseguró que la llegada del coaching ha ayudado a su escuadra

Gustavo Costas
Gustavo Costas (Mexsport)

Guadalajara

El fracaso de Atlas en la Copa MX  demostró a Gustavo Costas que los canteranos no están preparados mentalmente para las exigencias de Primera División. El entrenador rojinegro reconoció que el futbolista mexicano carece de trabajo en la mentalidad en comparación al jugador sudamericano. 

Por esta razón, desde hace unas semanas, Juan Rodríguez realiza sesiones de coaching con sus pupilos, para hacerles ver lo afortunados que son al practicar este deporte. 

“Yo pienso que es un trabajo que hay que hacerlo desde abajo, yo digo que cuando llegas arriba ya es tarde, después de los 21 años es tarde, y no digo a los 27 cuando hay que cambiar la cabeza y hay que trabajarlos de ahí. El jugador argentino a los 12 años quiere ser diferente, es diferente físicamente, la mentalidad, capaz que técnicamente es más fuerte el mexicano, lo veo también con los colombianos, pero quizá de la cabeza no. La mentalidad debemos trabajar, en la parte anímica, mental, hay que cambiarla, lleva a tiempo, estamos en ese proceso, por eso el coaching que nos ayuda, no nos podemos caer por un gol o error que cometemos. Hay que trabajarlo, uno ve los resultados en la copa y no fueron para nada buenos, pero hay que trabajarlos, hay material, no sé si están muy verdes, pero les falta un poquito más de experiencia, Gaddi (Aguirre) apareció, Gaspar (Ángel) nos dio también una mano en algunos partidos, hay jugadores que se deben trabajar y ponerlos mejor en algunas cosas dentro del campo de juego, pero hay buenos. 

 “El argentino, el uruguayo y el paraguayo mismo los van formando desde chiquitos, desde las fuerzas básicas, esta es una profesión y es la más linda del mundo. Hay que enseñarle al jugador que es la vida de uno, uno vive de esto, es muy lindo después tener carros cero kilómetros, una casa hermosa, pero hay que darle al futbol, porque el futbol nos da mucho y capaz que nosotros no le damos mucho. El jugador entrena dos o tres horas y ya, hay que darle más, hay que amarla, esa es la diferencia entre el jugador chico de Argentina y Uruguay, lo maman desde chico”, comentó el timonel. 

El estratega atlista aseguró que la llegada del coaching ha ayudado a su escuadra, para muestra los últimos dos resultados en Liga. 

“Es un coaching, no es un psicólogo deportivo, la verdad es que Juan es un tipo bárbaro, nos ayuda mucho, nosotros mismos como cuerpo técnico también. Nos ayudó bastante, lo hace en forma grupal, tanto jugadores como cuerpo técnico y nos viene bien, todo lo que suma nos viene bárbaro”.