Con final de locura, Atlas y Lobos empatan en el Jalisco

En tan solo dos minutos, los rojinegros lograron sacar el empate 2-2 en casa ante la escuadra de Rafael Puente Jr.

“A lo Atlas” los rojinegros fueron empatados al final del partido.
“A lo Atlas” los rojinegros fueron empatados al final del partido. (Mexsport)

Guadalajara

Juego de locura sobre el final en el Estadio Jalisco. El Atlas parecía ganarlo al 87’ con gol de Daniel Arreola y un hombre menos en la cancha, pero una jugada después Amaury Escoto empató las cosas a un gol entre dos equipos que daban espectáculo hasta que el colegiado, Adonai Escobedo, dejó a los locales con 10 por la expulsión de Stiven Barreiro.

El Atlas estaba parchado, se le perdonó la roja a Stiven Barreiro, pero no estaba Milton Caraglio por precaución tras el golpe que recibió el sábado pasado frente a Cruz Azul. La del colombiano, por cierto, es una historia aparte con el arbitraje.

Fidel Martínez tiró de riñones en la primera de peligro, era su oportunidad ante la baja de Caraglio. En esta ocasión la hizo individual y le pegó de zurda al entrar al área de Francisco Canales, pero no logró concretar. Solo así Atlas se podía plantar en portería del visitante.

El arbitraje dará de qué hablar, como sucedió hace unos días y como seguramente será hasta el fin de los tiempos en un deporte que no deja de ser de apreciación. Luis Advincula se metió al área, se deshizo de tres, pero ante la salida de Miguel Fraga cayó al suelo. Andonai Escobedo lo consideró como falta del guardameta y pese a las protestas, pitó penal en favor de la visita.

Ya desde los once pasos Julian Quiñones no supo aprovechar con Fraga vencido hacia su lado derecho, el jugador la estrelló en el poste al 12’. Todo seguía en cero por cero, pero Lobos ya era más en lo colectivo.

Matías Alustiza ponía en apuros a Lobos minutos después. Uvaldo Luna, otro de los que recibió la confianza del `Profe´ Cruz robó en tres cuartos de cancha, sirvió para el “Chavo” que de media vuelta y sin pensarlo buscó sorprender, pasó apenas por un lado. La ilusión óptica hizo que más de uno gritara el gol.

Por momentos no parecía que el equipo de BUAP es el recién llegado al máximo circuito desde la Liga de Ascenso. Hacía de Fraga la figura con el pasar de los minutos. Rodrigo Godínez remató en tiro de esquina al 17’, pero el portero y seleccionado nacional desvió de un manotazo. Se salvaba Atlas.

De nuevo Matías Alustiza al 27’. Esta vez el jugador convirtió un pelotazo en un pase para gol, la bajó de zurda e intentó ponerla a segundo poste ante la mirada de Canales, pero el balón dio en el travesaño y luego salió. La ofensiva atlista funcionaba gracias al atacante.

Al 33’ de nuevo una tarjeta roja, el protagonista Stiven Barreiro, ese que había sido perdonado por la Comisión Disciplinaria el lunes por la tarde luego de la apelación de Atlas por la expulsión ante Cruz Azul. El defensa fue al suelo peleando el balón con Luis Quiñones, tocó el balón y después chocó con el de Lobos, suficiente para que Adonai Escobedo lo echara de la cancha.

Atlas de nuevo a remar contra la corriente. Rafael Puente envió toda la carne al asador para la segunda mitad. El panorama era gris para los Zorros que llegaron a este partido con tres derrotas de manera consecutiva en Liga.

A Cruz por otro lado no le quedó otra que enviar a un central más a tapar el hueco que había dejado Barreiro. El ritmo de la parte complementaria fue a menos, pero al 51’ de nuevo Lobos atacó con Jonathan Fabbro que de cabeza la mandó por un costado.

Cuando Atlas se acomodó con uno menos entraron las piernas frescas buscando ofender. Christian Tabó, quien sigue sin ganarse el cariño de la afición, se sacó una jugada de la chistera pegado en la banda y en cuanto pudo sacó un derechazo a primer poste que no entró a las redes de milagro. El local se negaba a morir pese a la desventaja.

Ver los juegos de Atlas significa que no te puedes levantar del asiento hasta que se pita el final. Cuando todo parecía perdido, un centro de Fidel Martínez fue rematado por Daniel Arreola a tres minutos del final. El Jalisco era una sucursal del manicomio. Así, “A lo Atlas”, los rojinegros se estaban quedando con los tres puntos con un hombre menos.

Ni un minuto tardó la visita en empatar. La algarabía terminó cuando una serie de rebotes dentro del área terminaron con el balón en los pies de Amaury Escoto que como pudo y sin Fraga ya bajo los tres postes la mandó a guardar. Los goles aparecieron para el final, pero llegaron.

Los Zorros suman ya cuatro partidos de manera consecutiva sin ganar. Tres derrotas y un empate, los poblanos también venían de una sequía de dos juegos perdiendo, la cortaron, pero el sábado estarán visitando ni más ni menos que a Tigres.

GPE