Atlas vuelve a la cantera

Gustavo Guzmán, presidente de los zorros, destaca las fortalezas del club, como el jugar el torneo del centenario con un plantel en su mayoría surgido de las fuerzas básicas

GUADALAJARA, Jalisco

Entre los pilares del futbol mexicano se cuenta el Club Atlas de Guadalajara, que el 15 de agosto cumplirá 100 años de existencia; su presidente, Gustavo Guzmán Sepúlveda, nos habla de cómo vive el centenario la institución que preside desde hace dos años y medio.

¿Cómo llega Atlas a los 100 años?

Llega muy fuerte. Se debilitó en los últimos años; hubo diferentes presidentes con diferente nivel de éxito, entre los más exitosos, en mi opinión, Alberto de la Torre y el famoso Cuico (Francisco Ibarra), después de ahí se descuidó mucho, era muy difícil tomar decisiones y se empezaron a tomar malas; vinieron los problemas económicos muy fuertes, al grado de que iba a desaparecer.

¿Cuál es el valor de este Atlas?

El gran valor del Atlas es que es un real club, uno muy importante más allá del equipo de futbol, con sus tres instalaciones: Colomos, Chapalita y el club de golf. Nosotros adquirimos exclusivamente los activos del futbol, pero seguimos estando muy hermanados, aunque definitivamente lo que mueve a la marca es la institución que tiene que ver con el futbol y alrededor de eso estamos haciendo algunos eventos para festejarlo; naturalmente, hay una sola fórmula para redondear esta labor de 100 años: teniendo un título.

¿El dueño del club está satisfecho con la conducción, con las decisiones que se han tomado?

Yo tengo una libertad absoluta en la toma de decisiones; estuvo muy contento el primer año y, naturalmente, con el segundo estaba muy molesto, porque dice 'oye, compro un equipo, invierto un dinero muy importante, luego lo mantengo por año y medio', que es lo que me subsidiaron, 'y encima tengo a la gente en mi contra', porque la penetración de las redes sociales hace que en cualquier comentario pongan el nombre del señor (Ricardo) Salinas y mi nombre y él lógicamente dice 'qué está pasando'. Sí hay una presión muy fuerte de parte de mi organización por el resultado deportivo.

Y agrega, "al ser Grupo Salinas una institución muy fuerte, muy poderosa, muy rica, muy grande en el país, la expectativa fue superior a nuestros planes; recuerdo que en la primera entrevista como presidente les dije: 'ojo, venimos a salvar al equipo y no lo venimos a salvar a billetazos'; estaba tan mal económicamente que había gastado el ingreso más importante, los derechos de transmisión, de los dos años próximos, así que en los primeros años de gestión no recibí dinero por la tele, porque se los había adelantado Televisa. Lo mismo con los patrocinios, la camiseta traía algunas marcas a las que tuvimos que cumplirles y no recibimos dinero. Todo fue subsidiado por el grupo".

¿Cómo resume la experiencia del grupo en Atlas?

La razón fundamental para adquirir al equipo fue rescatarlo; la verdad es que había algunas ofertas malas, que no le daban a los dueños la seguridad de recibir ese dinero; a raíz de nuestra llegada, hace dos años y medio, se reestructuró el club cuidando los valores y la metodología de la cantera, que seguimos al pie de la letra. El equipo vivía de jugadores prestados y se mantenía de la venta de jugadores, que se hacía antes de tiempo cuando no estaban valorados como debían; si Rafael Márquez hubiera sido vendido dos o tres años después otra cosa sería, y (Andrés) Guardado lo mismo. Yo podría salir por la fácil y decir 'a mí cuéntenme a partir de los dos últimos años, y tuve un año muy bueno, uno muy malo y voy por el tercero; lo único que te digo es que esta nueva temporada le estoy tirando a los 60 puntos otra vez (en dos torneos).

Para el aficionado, en el marco del festejo, lo que no sea un campeonato parece poco...

Adquirimos al Atlas con sus cosas buenas y malas, una de sus cosas malas era esa carencia de títulos; yo te puedo decir que a cuatro días, a tres días de que sea nuestro primer partido platico con el técnico y le pregunto 'cómo te sientes', 'qué te faltó', porque además solo tengo seis extranjeros, incluido un naturalizado, y lo lógico es que un técnico dijera tráeme otro 9 u otro central para estar seguro y me dice, 'yo estoy armado, no quiero nada más'. 'Profe, el tema es ser campeones! '¿Tienes un equipo para ser campeón?' Y contesta: 'Sí'. En el papel estoy cumpliendo con el objetivo, muchos canteranos; la única contratación del extranjero fue Jaine Barreiro (22 años, colombiano).

Hoy, ¿cuál es la viabilidad de Atlas?

En el momento en que ya Azteca entre a comprar los derechos de transmisión, que logramos un acuerdo anticipado con Televisa, el equipo se vuelve independiente en sus finanzas, a nosotros ya no nos está subsidiando Azteca ni Grupo Salinas, vivimos de nuestros propios ingresos, de cuatro vertientes: tele, patrocinios, taquilla y venta de jugadores. Espero que este año calendario el club ya se encuentre estable.

Volver a las bases atlistas también es una forma de festejar 100 años, ¿o no?

Hoy volvemos a reestructurar ya con bases atlistas, ¿qué son bases atlistas? Son los canteranos; porque ese también es el otro juego macabro de La Fiel, porque por un lado dice: hay que traer buenas contrataciones y por otro 'hay que darle oportunidad a la cantera'. Hoy, al equipo que empezará el sábado le bajamos de 28 a 24.6 el promedio de edad, hay entre 16 y 25 años 17 (jugadores), entre 26 y 30, 11 y un mayor de 30 años en un plantel de 29, con 15 canteranos, 10 menores de 25; esa es la esencia, la filosofía y la tradición. En todas las posiciones, salvo el portero, hay alguien surgido de la cantera, esto es lo que más se debiera valorar, pero sin resultados no sirve para nada.

¿Cómo percibe el ánimo de los atlistas?

Hay cierta presión adicional a decir 'bueno y en el año del Centenario, ¿qué? Cuando se anunció el juego contra Newell's Old Boys tuvimos muchas críticas sobre qué jerarquía tenía ese equipo argentino, se les hacía muy poco, luego de que se enteraron que América ni juego tendría fueron aceptándolo y terminó siendo una fiesta hermosa; se llevó la noche la afición, los grupos de animación, con una serie de actividades que hicieron en el estadio por su cuenta, fue impresionante, se llevaron el show y se coronó bien con que hayamos ganado.

Y puntualiza con que el verdadero partido del Centenario será en la Jornada 5 contra Puebla, el sábado 13, "porque la fecha real es el 15 de agosto, que además es lunes; habrá alguna ceremonia en el estadio y en los nueve juegos de locales en la Liga se entregará un trofeo; publicaremos un libro hermoso, tan hermoso como el que publicó Multimedios, uno exclusivamente dedicado a los 100 (se presentará a finales de mes)".