Kannemann espera un Clásico sin violencia

El zaguero se frota las manos para enfrentar a Chivas, ya que este duelo representará su primer Clásico en su carrera en Primera División.   

El defensa rojinegro, señala que la clave para salir con la victoria será la concentración
El defensa rojinegro, Walter Kannemann (Especial)

Guadalajara

Debido a que proviene del futbol argentino, donde la violencia es el pan de cada día, el zaguero rojinegro Walter Kannemann espera que el Clásico Tapatío se viva en sana paz, sea cual sea el resultado.

“Estos Clásicos hay que vivirlos con la pasión que uno lo vive, pero una vez que se termine el partido, uno puede estar enojado o contento según el resultado, pero ya están, hay que terminarlo, hay que ir a casa, la vida sigue, no por un partido debe haber disturbios y violencia, el futbol es muy bonito para eso. En mi país no está permitido la hinchada visitante, así que es un poco feo, se pierde el folklor del futbol, México no tiene que llegar a eso, no debe haber problemas ni disturbios”, dijo.

Kannemann ya se frota las manos para enfrentar a Chivas, ya que este duelo representará su primer Clásico en su carrera en Primera División.   

“En Primera División no pude jugar un Clásico, sabemos que San Lorenzo va varios partidos arriba (sobre Huracán), esperemos que Atlas logre un triunfo el próximo sábado. Clásico así, en primera y en una misma zona será el primero”.

El argentino agradeció las muestras de cariño que recibió este viernes de parte de los aficionados atlistas.

“La verdad agradezco a la gente que ha venido a apoyarnos, vienen a mostrarnos su apoyo, se viene el Clásico y es un partido que todo jugador quiere disputar y vamos a tratar de ganarlo. Uno sabe lo que significa, más cuando están dos equipos en la misma ciudad, ésta se parte en dos y vamos a ver quién gana”.

El ex de San Lorenzo se dijo listo para enfrentar a Chivas, esto luego del golpe recibido en la cabeza que o obligó a salir del partido ante Monterrey y no jugar ante Querétaro.

“Estoy muy bien, sólo fue un golpe, (no jugué) por precaución, el médico me dijo que tenía que estar afuera para ya no recibir otro golpe”.