Era TV Azteca o el fin de Atlas

 
Aunque no por unanimidad, se aprobó la venta del club rojinegro a Grupo Salinas porque ninguno de los compradores era “claro” en sus pretensiones, y los Zorros estaban a un paso de desaparecer

Ciudad de México

No había otra opción para el Atlas, tenía que venderse a Grupo Salinas o desaparecer, porque el resto de los interesados no podían sustentar las exigencias que requerían los rojinegros, Es por ello que, la Liga MX permitió que un propietario rompiera con las reglas establecidas el pasado 20 de mayo, en la que no era permitido hacerse de otro club para no caer en multipropiedad.

“Estábamos en una situación donde se resolvían estructuralmente y de fondo las finanzas o el club dejaba de participar al inicio del Clausura 2014”, dijo de tajo Decio de María Serrano, presidente de la Liga MX.

Después del anuncio, explicó que había condiciones en para Grupo Salinas. Antes del primer semestre del 2016 tendrán que deshacerse de uno de sus dos equipos, y con ellos sanar la herida que se abrió en un reglamento que ya estaba establecido y que inconformó a muchos directivos.
“A TV Azteca se le ha puesto la condición de que tendrá que desincorporar cualquiera de sus dos activos antes de el Verano del 2016, es decir, dos años antes que la regla del decálogo menciona, precisamente para mantener el rumbo decidido hace meses en términos de la unipropiedad de los equipos en la Liga MX”.

De entrada  De María dio las razones por las cuales se llegó a dicha determinación.

“Se hizo toda una exposición por parte el presidente del Atlas de las razones que llevaron a tomar una determinación para vender al equipo. La estructura financiera del club estaba en una situación muy peligrosa, las deudas con propios y con terceros eran de una magnitud muy grande, los accionistas no estaban dispuestos a capitalizar y quedaban dos caminos desde el punto de vista de la administración la venta a un tercero o la liquidación del club Atlas y tenía que suceder durante el mes de diciembre”.

Enseguida, agregó que “estas razones llevaron a la dirigencia del club Atlas abrir un proceso de venta que desahogaron de conformidad con sus reglamentos y estatutos y que llevó al a institución a la venta del activo y aquí es donde entra TV azteca. La situación no era de nada halagadora, los compradores no eran halagadores”.

Se sabe que hubo cinco personajes que no estuvieron de acuerdo con la adquisición de los rojinegros por parte de Grupo Salinas, dos clubes se abstuvieron del voto (que serían Atlas y Morelia). Fue una tema que levantó ámpula en la conclave de los dirigentes.

“Fue una decisión compleja, en la que participaron los 18 equipos, se escucharon pros y contras, se evaluaron posiciones, se vieron los escenarios en los que nos estábamos moviendo y al final, se acordó la autorización. Ninguna decisión de esta naturaleza es fácil, ni podemos dejar escuchar a las partes, todos formamos parte de esta Liga y tenemos que forjar decisiones, evidentemente no fue por unanimidad, pero si aceptada por todos”.

Asimismo, se le cuestionó si preocupaban que algunos personajes con capital de procedencia dudosa invirtieran en el futbol mexicano, a lo que respondió que las “empresas que representaban esas posturas no eran lo suficientemente claras como para que pudieran ser aprobadas en el entorno de la situación. En las últimas 48 horas, cuando Atlas vio que no había mucho espacio para poder alcanzar sus objetivos llegó una oferta directa de TV Azteca”.

De igual manera, explicó que “los filtros financieros siempre han sido una preocupación reglamentaria y siempre se hace una investigación de quiénes están solicitando entrar al futbol, qué representan, qué hay atrás y quién los respalda, es parte del procedimiento establecido para la compra-venta de equipos”.