Diablos incendió la madriguera

Atlas no logró hacer valer la localía y sumó su tercera caída en el Estadio Jalisco ante un Toluca que concretó sus momentos de lucidez para vencer de manera consecutiva a otro conjunto tapatío

Atlas vs Toluca, Torneo Apertura 2015
Atlas vs Toluca, Torneo Apertura 2015 (Carlos Zepeda)

Guadalajara

Los rojinegros del Atlas cayeron 1-2 ante Toluca en la cancha del Estadio Jalisco, donde Gustavo Matosas apostó por repetir la fórmula que le dio la victoria en la jornada pasada ante Puebla, sin embargo, el juego de los Zorros se desequilibró cuando se apostó nuevamente por un ataque directo con la entrada de los refuerzos de la madriguera.

Para la primera parte Atlas y Toluca apostaron por el ataque basado en la posesión del balón, lo que provocó rápidamente una serie de faltas entre ambas escuadras en los minutos iníciales. Bajo los pies de Enrique Triverio y Moisés Velasco, la ofensiva de los Diablos Rojos creó las primeras jugadas de peligro en la cancha del Estadio Jalisco, acciones que derivaron en el control del esférico por parte de los escarlatas.

Pese a no poder hacerse del balón de manera frecuente, Atlas mostró orden en su línea defensiva, sin embargo, esto llevó a que los zagueros y mediocampistas rojinegros se distanciaran entre sí, pues cuando el balón era recuperado en el área de los Zorros había una distancia demasiado amplia que forzó pases largos e inexactos entre los dirigidos por Gustavo Matosas.

Fue hasta el minuto 12 que los locales hicieron su primera aproximación al arco diablo, Rodolfo Salinas prendió el esférico en las afueras del área de Alfredo Talavera, mas éste pasó por encima de la portería visitante.

El equipo de Toluca no tardó en apaciguar el ataque intermitente de los tapatíos. Al 19’ Miguel Fraga detuvo un tiro globeado de Triverio para mantener en ceros su arco. Pero eso no fue suficiente. Si bien el juego se volvió más abierto para ambos equipos, las llegadas de Toluca fueron más frecuentes y, tras un tiro de esquina, Paulo Da Silva se levantó de manera sólida sobre la débil marca de Giovanni León para conectar el balón con la cabeza y enviarlo al fondo de la portería del guardameta rojinegro que no salió de manera determinada por el esférico.

Después del primer gol La Furia no tuvo mucha reacción, e inclusive, perdió la mediana intensidad que mostró en los primeros minutos de juego. Pero la localía hay que hacerla pesar. Diez minutos después de sufrir el descalabro, los Zorros más a causa de insistencia que de talento, se volcó hacia el frente lo que provocó el tiro de esquina que brindó un respiro para los de la madriguera. Alfonso González envió un centro al corazón del área y tras una serie de rebotes Juan Carlos Valenzuela punteó cruzado de derecha para igualar el marcador al 37’.

Atlas estuvo cerca de irse con la ventaja antes del descanso; en el 44’ Luis Caballero no le dio una correcta dirección a su cabezazo tras el centro de Juan Carlos Medina, quien ayer cumplió 200 partidos en Primera División como jugador rojinegro.

Para la segunda parte Matosas envió a la cancha a Franco Arizala por ‘Ponchito’ González y a Gonzalo Bergessio por Jorge Zárate, lo que le dio una proyección más vertical al juego rojinegro, lo que desembocó en la pérdida de juego de Toluca. Pero el futbol no es de merecimientos. En el momento que los visitantes mostraron su peor momento, Carlos Esquivel envió un pase largo que ganó Óscar Rojas, controló, borró a Eisner Loboa con un recorte y definió cruzado de derecha ante la presencia de Miguel Fraga para marcar el segundo gol de los visitantes en el 62’.

Después de verse nuevamente  abajo en el marcador, Atlas mantuvo la proyección en ofensiva, pero en este caso los escarlatas tuvieron una mejor coordinación defensiva que les permitió equilibrar las opciones de peligro entre Zorros y Diablos Rojos.

Los locales estuvieron cerca de igualar el marcador con las constantes llegadas de Bergessio, Arizala y Leao, mas apareció el ex portero de Chivas, Alfredo Talavera, para apaciguar los ataques rojinegros. 

La escuadra del charrúa, ya con jugadores más ofensivos en el campo, intentó hasta el último momento equilibrar el marcador sin éxito alguno. La claridad de los Zorros se consumió a la par de los minutos finales. La ofensiva rojinegra fue mejor en la parte complementaria, pero la defensiva dejó mucho a desear en los segundos 45 minutos.