Sufren por gusto

Atlas desaprovechó la mejor oportunidad para salvarse del descenso y tendrá que esperar a que los Potros no ganen el domingo para lograr el objetivo principal.

Guadalajara

Si no sufren no sabe igual. Atlas tuvo en sus manos la salvación y la dejó ir. Justo en el partido más importante de la temporada, donde sólo necesitaba sumar al menos un punto para olvidarse del descenso, al zorro se le ocurrió brindar uno de los peores partidos como visitante.

Los Rojinegros fueron superados por unos Gallos enjundiosos y que continúan en plan grande. El cuadro de Tomás Boy vio cortada una racha de seis duelos sin derrota. Ahora, el futuro y la salvación de Atlas están en manos de terceros. Si Atlante no gana este domingo a Santos, podrá cantar victoria.

Los Zorros, con la ausencia de su mejor hombre: Maikon Leite, intentaron ofender y buscar el arco rival desde el inicio. La apuesta rojinegra funcionó en los primeros 20 minutos de juego.

Atlas tuvo personalidad, ambición, tenencia de balón y buen funcionamiento. La baja de Leite no fue resentida. Flavio Santos tomó el carril derecho y trató de darle profundidad a su escuadra.

Los visitantes eran más en la cancha pero no lograban traducirlo con opciones de gol.  El cuadro tapatío tocó por fin la puerta con una gran acción colectiva. Enrique Pérez, en tres cuartos de campo filtró a Santos quien condujo algunos metros y envió servicio templado al área donde Martín Barragán cabeceó a segundo poste, y, aunque Hernández ya estaba vencido, el remate del atacante atlista pasó a un rozando el palo.

Pero Atlas fue perdiendo la brújula. El dominio lo fue cediendo conforme avanzó el cronómetro. Los atacantes Rojinegros fueron desapareciendo. En cambio, Querétaro con más agallas que  futbol, dio vuelta a la historia.

El brasileño Camilo Sanvezzo era el cerebro ofensivo de los muchachos de Nacho Ambriz.

Querétaro comenzaba a dar avisos de peligrosidad con disparos de media distancia. A diez minutos del descanso, Federico Vilar salvó a su escuadra y evitó que la justicia apareciera en la Corregidora. La presión queretana surtió efecto. Diego de la Torre robó un esférico a Facundo Erpen quien no despejó, condujo a toda velocidad, pero en el mano a mano con el arquero atlista erró con un derechazo al físico.

El complemento fue una copia del primer lapso. Atlas ilusionó a su gente.

Tomás Boy no aguantó más. La ineficiencia ofensiva de su escuadra la intentó contrarrestar con el ingreso de Maikon Leite, pero los planes cambiaron intempestivamente. Al 69’ de tiempo corrido, el mejor de la cancha, Camilo Sanvezzo movió el marcador de manera definitiva.

El tanto llegó de la forma en que se definen los duelos reñidos: por la vía de la táctica fija. Diego de la Torre cobró un servicio de esquina desde la banda derecha y en el corazón del área, el brasileño saltó y con un giro certero de cabeza mandó el balón al fondo dejando parado a Federico Vilar.  

NO MERECEMOS LA LIGUILLA: BOY

La derrota ante Querétaro no sólo frenó el festejo por asegurar la permanencia en Primera División, sino también las aspiraciones de clasificar a la Liguilla. Rezagados hasta el momento con 18 puntos, fuera de zona de clasificación, el técnico de Atlas, Tomás Boy, reconoció que su escuadra no merece ingresar a la fiesta grande.

“La Liguilla nunca estuvo dentro de nuestros planes, se iba dando poco a poco como una posibilidad, pero mi equipo todavía no confirma que es capaz de crecer; no ha crecido lo suficiente como para ser candidato a la Liguilla.

“El campeonato es tan competitivo que algunos equipos han dejado puntos en el camino y eso nos permitía matemático, pero desde el punto futbolístico no”, externó. 

EL DATO

El próximo rival del Atlas será Toluca el próximo sábado en el Estadio Jalisco, donde los Zorros no han ganado en todo el torneo.