Poncho y Pollo tienen la última palabra para ir o no a Tigres

La venta es por un monto de 30 millones de pesos, de los que Atlas ya recibió 6 mdp, sin embargo la negociación podría venirse abajo si los jugadores no desean irse a Monterrey. 


Alfonso González
Alfonso González (Mexsport)

Guadalajara

Podrían decir no. Aunque hace unas semanas se reveló que Antonio Briseño y Alfonso González ya pertenecen a Tigres y tendrán que reportar en la Sultana del Norte para la próxima campaña, la historia puede cambiar.

La única realidad es que la anterior directiva encabezada por Eugenio Ruiz Orozco únicamente recibió seis millones de pesos como adelanto por ambos, restando 24 millones que serían liquidados al momento de que los futbolistas llegaran a Monterrey.

Sin embargo, existe una cláusula que podría echar abajo la operación de 30 millones pesos: si los futbolistas no desean ir a Tigres automáticamente se deshace la negociación.

Previo a la venta, la cual se gestó a finales del año pasado, Atlas intentó que ambos futbolistas extendieran contrato con ellos dos años más, pero únicamente firmó Poncho González.

En el caso de Briseño, el zaguero rojinegro se negó a extender su vínculo por lo que podría quedar libre para el mercado extranjero a partir del próximo mes de mayo.

Se sabe que ambos futbolistas no desean partir a Tigres conociendo los antecedentes de compañeros como Édgar Pacheco, René Zamora y Hugo Rodríguez, quienes fueron marginados a la banca de suplentes.

Pero las complicaciones aparecen no sólo con la situación contractual de Briseño, sino que de no realizarse la transferencia, el presidente del Club Atlas, Eugenio Ruiz tendrá que regresar los seis millones de pesos a los universitarios.

“Efectivamente, nos informaron que se recibieron seis millones de pesos por los dos jugadores, nos dijeron que el resto se pagaría ya que ellos (Poncho y Briseño) estuvieran allá. Si se llega a caer la negociación debería haber dinero para pagarle a Tigres, al menos eso creemos, de lo contrario sí sería un gran problema”, dijo una fuente que solicitó su anonimato.