"¿Con quién dialogo?", Gustavo Guzmán Sepúlveda

El presidente del Atlas, como el club mismo, sigue consternado por el penal no concedido hace una semana; señala errores estructurales en el arbitraje


Gustavo Guzmán Sepúlveda, presidente dle Atlas
Gustavo Guzmán Sepúlveda, presidente del Atlas (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

Cuando Jorge Antonio Pérez se retractó del penal que había concedido al Atlas, y con el que seguramente hubiera vencido al Toluca en el Nemesio Diez hace una semana, la crisis del arbitraje en México se reveló con toda su profundidad, y para el presidente del club afectado, Gustavo Guzmán Sepúlveda, la problemática es estructural.

"Lo que sucedió el domingo 12 es inadmisible y reglamentariamente no hay ninguna forma de recuperar los puntos; lo que sucedió yo nunca lo había visto en el futbol mexicano. Esto nos lleva a reflexiones muy profundas, más allá de si fue o no fue penal, el caso es que se decretó y transcurrieron cuatro minutos sin mayor discusión de los jugadores y el árbitro colocó el balón en el manchón, lo agarró el Negro Medina (Juan Carlos) y al minuto se lo quitó, por ahí anduvo paseándose y dijo que siempre no era penal. Y aquí empiezan los malos pensamientos".

LA FEDERACIÓN Mexicana de Futbol ofreció dar una repuesta esta semana ala queja del Atlas por lo sucedido en elpartido contra Toluca, en la Jornada 13.

La duda sobre la actuación del comisario, quien habla por teléfono...

Hay una comunicación, sí; la teoría dice que hay cuatro diademas, dos para los auxiliares, el cuarto árbitro y el central. ¿Qué más comunicación hay? Se ve constantemente al comisario con un celular, sabemos que hay un cuarto de control donde hacen cosas maravillosas, como el manejo de las redes sociales, una aplicación que debe ser la mejor del mundo, están todas las estadísticas ahí, pero si ese cuarto de control tiene comunicación con el comisario... que generalmente la hay para asuntos de seguridad, aunque sería injusto que yo señalara al comisario o el cuarto de control de lo que se decidió.

Otro tema que aborda el presidente del Atlas, Gustavo Guzmán, es el papel que juegan las televisoras, sin dejar de reconocer que él forma parte de una, TV Azteca, por lo que reconoce la labor de todos los reporteros, siempre que sea sin excesos.

"Las televisoras que tienen los derechos del partido en cuestión tienen generalmente a un reportero de cancha que está relativamente cerca, ese comentarista tiene una comunicación con la unidad móvil y ahí oyen el comentario de los que están narrando el juego y generalmente dicen si era o no era (una jugada), y se ha dicho muchas veces que por ahí el auxiliar o quizá el cuarto árbitro preguntan qué fue... Ahí queda, no puedo señalar", señala el directivo.

Además, dijo que sería útil regular las comunicaciones celulares a nivel de cancha: "Me gustaría que el comisario pidiera que se apagaran todos los celulares. Que se auditaran las diademas, que se viera si puede haber interferencias, si puede haber más de cuatro diademas, todo con una compañía experta en telecomunicaciones. ¿Los comisarios las pueden tener? ¿Los árbitros pueden tener en su cabina teléfonos, pueden tener un monitor en el que yo, como club, mando las imágenes que quiero, debe haber o no televisión en el vestidor del árbitro? Eso está abierto. ¿Quién debe tener comunicación hacia afuera?".

"No se vale tener dos jefes.Hay un señor Codesal conmucha experiencia, y hayun señor Mancilla que nofue árbitro”


Hay dos jefes en la Comisión de Árbitros, ¿ahí empieza el problema?

Dije a compañeros tuyos (reporteros) que no se vale jefe chiquito y jefe grande, no se vale tener dos jefes. Para mí hay ahorita, un señor (Edgardo) Codesal, que es un señor con mucha experiencia, y hay un señor (Rafael) Mancilla, que no fue árbitro, no fue instructor, es un buen administrador, por lo que veo en los reportes, pero al final para mí como presidente de un equipo, hay dos gentes y son mencionados ambos, como en la contestación la Federación Mexicana de Futbol a nuestro reclamo, claramente para la Federación hay dos personajes.

El señor Codesal fue contratado a raíz de un disgusto de los árbitros, que querían a alguien de ellos; entonces, para mí hay dos, y ¿con quién me peleo por esto, con el señor Codesal o con el señor Mancilla? ¿O con quién dialogo? Porque yo no me voy a pelear . Yo quiero un diálogo serio.