Barragán aprendió de los regaños de Boy

El oriundo de Tizapán, Jalisco no ocultó su felicidad por reencontrarse con el gol.

Martín Barragán anotó el gol de la victoria el fin de semana pasado ante Puebla.
Martín Barragán (Cortesía)

Guadalajara

Corría el minuto 63 y tuvo un mano a mano que pudo sellar la victoria de su equipo. Atlas vencía por la mínima diferencia a Pumas. Era la jornada 4 del reciente torneo. Martín Barragán tomó la peor decisión. Frente al portero Alfredo Saldivar decidió picar el balón y lo entregó al portero universitario.

Esta garrafal falla provocó que Tomás Boy lo retirara del campo. Y en la recta final del encuentro, Pumas empató y decretó un doloroso empate rojinegro en casa. A partir de ahí, el delantero atlista cayó en un bache y en una sequía goleadora, misma que terminó el viernes pasado en Tijuana.

El oriundo de Tizapán, Jalisco reconoce haber recibido sendos regaños de Tomás Boy. Pero esta dura prueba la superó.

“Fue una falla que no debió haber sido así, por supuesto hubo un regaño por lo que pasó. Me dijo (Boy) que hay que ser serios en todo momento, así estuviéramos ganando por uno, dos o tres goles, ser serios y asegurar lo mejor. Fue un regaño, seguí jugando varios partidos, pero dejé de anotar y es lo que pasó”.

Barragán no ocultó su felicidad por reencontrarse con las redes enemigas, máxime cuando están a nada de encarar la Liguilla.  

“Fueron muchas fechas sin anotar, era incomodidad para mí no estar anotando, fueron semanas para seguir trabajando mejor, es lo que hice hasta que llegó nuevamente el gol. Tuve muchas opciones claras de gol y era de enojo y frustración no anotar, eso me dio un poquito para abajo, pero no tuve de otra que seguir trabajando