Matosas, ¿mala suerte o 'vende humo'?

Tras la separación de la dirección técnica del uruguayo de Atlas, nos planteamos la pregunta... ¿es mala suerte que el uruguayo no pudo funcionar con los rojinegros o es que es más palabras que acciones?

León, fue el escenario de la caída de Gustavo Matosas
León, fue el escenario de la caída de Gustavo Matosas (Mexsport)

CIUDAD DE MÉXICO

La separación de Gustavo Matosas de la dirección técnica del Atlas deja algunas dudas que resolver si miramos los números que arroja el uruguayo, por ello, planteamos la pregunta... ¿es un entrenador 'vende humo' o simplemente ha tenido mala suerte? Lo analizamos.

Matosas llegó al cuadro rojinegro con hambre de revancha. Tuvo las libertades de armar su cuadro a placer y trajo gente de su confianza. Todo parecía que iba a salir bien en su aventura en Colomos.

Sin embargo, las cosas se comenzaron a complicar. Atlas acumuló cuatro descalabros en los primeros seis duelos de su gestión (dos de ellos por goleada) y la situación comenzaba a tornarse turbulenta.

"Tres derrotas en casa, con esta afición que tenía muchas ilusiones, me da tristeza, seguramente esta semana no saldré a la calle, no me gusta salir, es lo que me corresponde y trabajaré, es lo que he estado haciendo durante las semanas".

Pero nunca pudo cambiarle la cara al cuadro tapatío. De hecho sumaron tres victorias, dos empates y tres derrotas después de la fecha 6. ¿Lo más preocupante? No se le veía una forma de juego definida al estratega y hoy terminaron por terminar con el vínculo laboral.

Regresamos... ¿entonces qué pasó con Gustavo?, ¿por qué no pudo triunfar si armó su plantel? La respuesta es, quizá, mala suerte, ya que lo desmostró en León. Donde agarró un equipo de ascenso y lo convirtió en bicampeón del futbol mexicano; también le pudo faltar adaptación a la institución, ya que en el mismo cuadro esmeralda dio frutos hasta su segundo semestre al mando.

Así, Gustavo Matosas, que en algún momento pasó de ser una posibilidad seria para ser entrenador de la selección mexicana, pasó a estar separado de Atlas, en un paso que rozó en la irrelevancia con 17 puntos cosechados, producto de cinco victorias, un empate y siete descalabros.

América, otra aventura sin final feliz

A pesar de que ganó la CONCACAF Liga Campeones con el cuadro azulcrema, Gustavo Matosas tampoco pudo implantar su estilo con el cuadro de Coapa; además, a pesar de tener uno de los mejores planteles en cuanto individualidades, quedaron eliminados en la Liguilla en cuartos de final. Se puede acusar de que el sudamericano tampoco tuvo mucho tiempo de adaptación; él, en contra parte, pensaba que podía salir de los malos momentos que pasaron en el club, como las goleadas que sufrió ante Veracruz en Liga y en Concachampions con Herediano.

"Los malos momentos, como este, te hacen crecer. Lo que espero es que este mal momento nos haga reaccionar y sirva como revulsivo”.

¿Entonces... aquí Matosas fue 'vendehumo'? Quizá no, ya que no pudo armar el equipo a su disposición y que, también, tampoco algunos elementos le respondieron como él quería.