El Jalisco de las mejores noches recibió a Dinho

Más de 50 mil personas asistieron para ver al astro brasileño. 

Ronaldinho en el duelo contra Atlas
Ronaldinho en el duelo contra Atlas (Mexsport)

Guadalajara

El Jalisco se llenó para ver al Atlas y a su rival, Ronaldinho. Más de 50 mil personas vencieron al tráfico y a la lluvia para llegar puntuales al norte de la ciudad para ver el juego contra el Querétaro. 

La zona B poniente presentaba sobrecupo, la reventa le sacaba jugo a la demanda de boletos y todos ganan gracias a la magia de Ronaldinho.

El estadio Jalisco que vio en sus mejores tiempos a Pelé y Platini, recibió a Gaucho como si se tratara de un partido de vuelta de semifinal. 

El grito de guerra de "Atlas, Atlas, Atlas", parecía no incomodarle al brasileño, quién hace una semana fue ovacionado en el Omnilife cuando visitaron a las Chivas, Ronaldinho se veía feliz, como si estuviera contando los millones que le pagan por jugar en Gallos. Ronaldinho toca el balón y se hace un silencio, no tocó muchos, pero la expectativa era alta. Un cambio de juego de 30 metros al pie, un taconazo a Danilinho y la gente aplaudía. 

Al minuto 50 un joven burló la seguridad, y llegó hasta Dinho, el brasileño le reconvino de palabra, pero al final accedió al autógrafo y los asistentes rompieron con una ovación, como si hubiera metido gol. La humildad del brasileño es tal que se tomó el tiempo para hacer feliz a un joven que pasará unas horas en la cárcel por su osadía. 

Otro momento de la noche fue cuando Tomás Boy, con todo su orgullo, fue y aprovechó que el balón estaba afuera de la cancha, para ir y buscar a Dinho y saludarlo. Hasta el jefe cayó en el encanto.

Ya al final, con el tiempo encima y con el partido perdido. Ronaldinho cobró un tiro libre, y golazo. 

Dinho encantó al Jalisco y dejó un gol para la historia. La fiesta fue rojinegra, pero el brasileño no dejó pasar la oportunidad para mostrar su técnica y magia que parece ser eterna.