Matosas reconoce que los malos resultados lo están acabando

El uruguayo señaló que en estos tiempos con el Atlas aprendió a controlarse y no llevarse a su casa la tensión.

Gustavo Matosas
Gustavo Matosas (Mexsport)

Guadalajara

La cara de Matosas lo delataba, no está pleno en la banca de los Zorros, no disfruta del futbol, y pese a que hace unas semanas en la sala de prensa del Atlas lo negó, este viernes aceptó que no se siente cómodo por los malos resultados, que él a esta altura del torneo pensaba en tener 30 puntos y no los 17 que lo tienen al filo de la eliminación. 

“En Guadalajara estoy loco de la vida, es una ciudad que me gusta mucho. La gente me ha recibido espectacular, quieren saber que me tiene incomodo, tener 17 puntos. Eso me tiene muy incómodo, estoy remando con todo, no quiero ternos. Eso me tiene muy incómodo, no se convivir con la derrota, me molesta, me fastidia, me angustia, pero no me saco responsabilidad. Es un tema contra mí, yo mismo me lo critico a mi”.

El uruguayo señaló que en estos tiempos con el Atlas aprendió a controlarse y no llevarse a su casa la tensión que le genera no llevar a los Zorros a los primeros planos de la tabla general. 

“No sabía hacerlo y con los años he aprendido, por más que mi cabeza piense 24 horas en futbol, tuve que aprender a hacer eso para no estar con mala cara todo el día, trato de desviarme por momentos, pero me cuesta mucho. Me tiene incomodo tener 17 puntos, no se convivir con la derrota, me molesta”.

¿Ganar el Clásico le cambia la cara Matosas?

“A mi ganar un partido no me cambia la cara, lo que me cambia la cara es ver a mi equipo como yo quiero verlo jugar y ganar títulos, pero sobre todo lo que yo quiere ver dentro de la cancha, pero yo entiendo que es un proceso”.

De nueva cuenta el técnico afirmó que jamás cambiará su forma de jugar, que él tiene una fórmula y que no la va a cambiar simplemente por un triunfo, pero además agregó que él tiene confianza en salir delante de este mal momento futbolístico que vive su equipo.

“Jamás. Eso no es difícil, saben lo que es presión. La gente habla para mí que soy entrenador, presión es el tipo que tiene que salir a las cinco de la mañana para conseguir la comida del día, la presión que tengo y la obligación es salir a ganar cada partido, presión es salir a pintar una calle a ver si junta 200 pesos para llevar comida y leche para los hijos. No lo tomo como una presión, es una obligación. Si hubiera presión en el futbol, como se dice, estoy acostumbrado desde chico a convivir con ella. Vivo de eso, eso no me hace cambiar a mi".