Atlas cambió de técnico y mantuvo dolencias

La suerte no le ha sonreído al "Costismo", pues hasta la fecha 6 de este torneo todavía presenta peores cifras que las de su antecesor.

Gustavo Costas
Gustavo Costas (Carlos Zepeda)

Guadalajara

A su llegada al Atlas Gustavo Costas no compartía con Matosas más que el nombre, sin embargo, luego de un par de meses al frente de los Zorros, el argentino está viviendo un panorama oscuro por el que el uruguayo ya pasó. Ambos estrategas han tenido un paso vacilante en una institución que se había acostumbrado a ser constante bajo las órdenes de Tomás Boy. 

La suerte no le ha sonreído al “Costismo”, pues hasta la fecha 6 de este torneo todavía presenta peores cifras que las de su antecesor.  El último ejemplo de este infortunio sucedió apenas este viernes, cuando los rojinegros se metieron a la cancha de Toluca en la búsqueda de exorcizar sus demonios.

Los Zorros dieron uno de sus mejores juegos del torneo, fueron sólidos atrás y al frente generaron varias opciones. La piedra en el zapato tapatío se llamó Alfredo Talavera; de no haber estado él bajo los tres palos escarlatas, alguno de los disparos del “Cacha” Arévalo o Alfonso González le habrían dado el ansiado triunfo a los Zorros, mismo con el Costas podría presumir siete puntos y un mejor inicio que el de Matosas. 

El estratega cambió pero no así las dolencias. Al igual que en el Apertura 2015, Atlas contabiliza seis goles a favor en mismo número de jornadas disputadas. Tampoco ha cambiado mucho la cantidad de goles recibidos: el semestre pasado permitieron 14 tantos en seis fechas y ahora ya registran 11,  esto a pesar de las novedades en la parte baja del cuadro como el cancerbero Oscar Ustari o el capitán Rafael Márquez. 

La improvisación de laterales también ha marcado el paso de Matosas y Costas por el banquillo rojinegro. El semestre pasado Loboa fungió como lateral izquierdo mientras que Álvaro González ha hecho lo propio este torneo por la lateral derecha. La falta de jugadores naturales en esta posición ya generó críticas de elementos como Rafael Márquez, quien durante la semana pasada se mostró inconforme con el armado del equipo tapatío. 

Lo que sí marca una clara diferencia entre Costas y Matosas, es la estabilidad en su cuadro base tras los malos resultados. Luego de ser goleado por Puebla en un partido que el mismo entrenador consideró como una película de terror, el once inicial de los Zorros sólo sufrió tres modificaciones; Villalpando, Duque y Aguirre arrancaron contra Toluca mientras que “Poncho” González y Arizala iniciaron en la banca. 

Caso muy distinto fue el de Matosas al ser humillado por Pumas en la Jornada 4 del torneo pasado, pues en su siguiente compromiso ante los camoteros, sacudió el cuadro titular y sólo mantuvo a cinco hombres de los 11 que arrancaron en el Olímpico Universitario. 

Para mejorar su cosecha de puntos respecto a su antecesor, Gustavo Costas precisa de vencer a Pachuca el próximo fin de semana, de otra manera, el “Costismo” seguiría siendo menos efectivo que la desbocada forma de juego que implementó en Atlas el uruguayo Matosas.