Gloria para Michel; Atlas y Chivas empatan en Clásico Tapatío

En tiempo de compensación, Luis Ernesto le atajó un penal a Alfonso González para evitar la derrota del Rebaño; al final, Chivas y Atlas empataron a un gol 

La plantilla de Chivas festejó el penal atajado de Luis Ernesto Michel
La plantilla de Chivas festejó el penal atajado de Luis Ernesto Michel (Mexsport)

Guadalajara

El cronómetro marcaba el minuto 95 de tiempo corrido. Édgar Castillo y Enrique Pérez daban la espalda y su mirada estaba en el cielo. Suárez y Medina, hincados, y no por ser sábado de gloria. A unos pasos, Alfonso González tenía la responsabilidad definir un Clásico Tapatío memorable.

Poncho estaba mano a mano y a once pasos de Luis Michel. Era la última jugada del duelo. El volante rojinegro optó por hacerse grande en este marco. Definió  a lo Panenka con toque sutil y elevado. El portero rojiblanco resucitó y atajó el balón cuando el grito de gol ya estremecía el Coloso.

Atlas y Chivas igualaron a un gol en un duelo inolvidable. Al final ambas aficiones se fueron contentas. Valió la pena todo. Hasta el operativo de seguridad. Los Zorros llegaron a 18 puntos y el Rebaño a 21 unidades.

Desde la banca Tomás Boy sorprendió con su oncena. Presentó cuatro modificaciones en relación a su último duelo. Millar y Chato ni siquiera aparecieron en la banca. Y el esquema se transformó en un 4-4-2, con Caballero y Suárez como los atacantes. Del otro lado, el Rebaño repitió su cuadro base.

Desde el inicio el Clásico se dinamitó. Ambos conjuntos se enfrascaron en un duelo de ida y vuelta. Los Zorros fueron los primeros en generar peligro. Raúl López perdió la esférica en zona de seguridad, Christian Suárez perforó y sirvió al centro para Medina quien remató tibiamente y, cuando el balón se aprestaba a cruzar la línea de gol, apareció la pierna salvadora de Ponce.

Y si los locales perdonaron, los de enfrente no lo hicieron. Cinco minutos más tarde Omar Bravo provocó la locura en el Jalisco. Raúl López filtró una esférica en los linderos a Fierro, éste ingresó al área y ante la barrida defensiva envió un pase al centro para que el mochiteco únicamente la empujara. El atacante  festejó sin aspavientos su gol 119 como rojiblanco.

Con la anotación el Rebaño se creció. Aunque no poseía la pelota, era más peligroso en sus desdobles. Justamente ante su ex, Brizuela brindaba su mejor duelo del torneo. Desbordando a toda velocidad como en los mejores tiempos.

Los rojinegros eran imprecisos en todos los sectores. Boy no aguantó esto y quemó su primer cambio cuando el cronómetro marcaba la media hora de juego. El Clásico seguía en ascenso. Emociones por aquí. Emociones por allá. Y en ambas porterías ya se había estrellado el balón.

Atlas fue creciendo conforme Alfonso González tomó protagonismo. Previo al descanso los de Tomás Boy tuvieron su recompensa. Poncho cobró un servicio de esquina desde la izquierda, el Chivo Suárez apareció en el corazón del área para rematar con la cabeza, Michel rechazó y contrarematando también con la cabeza, Luis Caballero mandó el balón al fondo. El Jalisco volvió a vibrar.

El complemento no desentonó. Aunque ya no se jugó con las mismas revoluciones, la adrenalina continúo de un bando y otro. Los Zorros fueron mejores en la cancha. Suárez por fin mostró sus arranques en las contras. En contraste, el Rebaño perdió gas al frente.

Con los ingresos de Juan Hernández y el Fideo Daniel Álvarez, los rojinegros se fueron con todo al frente. Desbocados totalmente, los atlistas tuvieron opciones para liquidar la historia a su favor.

A cuatro minutos del final, Álvarez ganó en piernas, dentro del área recortó a sus dos marcadores, levantó la cabeza y retrasó a la llegada del ‘Che Che’ Hernández que, con un zurdazo cruzado mandó un balón peligroso que fue desviado de manera agónica por Pereira, evitando así el segundo rojinegro cuando Michel ya estaba vencido.

El éxtasis llegó en el primer minuto de tiempo de compensación. El Fideo Álvarez se metió a terreno rojiblanco, se quitó a Giovanni Hernández, amagó a Giovanni Hernández y al momento de que éste estiró la pierna, el rojinegro cayó al césped. José Alfredo Peñaloza había marcado clavado del rojinegro, pero su asistente Alberto Morín le indicó la falta dentro del área.

Y fue Alfonso González el que tomó el balón. El griterío y los flashazos eran impresionantes. Desde los once pasos, el campeón del mundo sub 17 decidió clarear a Michel con un toque picado, a lo Paenka, dando la oportunidad para que Luis Michel reaccionara y se quedara con el balón cuando ya estaba en el piso.

La falla de Poncho desató la locura. Los de Chivas festejaban la igualada, al tiempo que los rojinegros aplaudieron la valentía de su muchacho y lo acompañaron en el dolor de su viacrucis.

Goles:

0-1 minuto 10 Omar Bravo I remate de pierna derecha

1-1 minuto 38 Luis Caballero I remate de cabeza