El Atlas volvió a fallar en la hora cero

Más de 45 mil personas se reunieron en el Estadio Jalisco para ver al Atlas y no pasó nada.




Atlas se despide de la Liguilla
La noche de este domingo vuelve a poner a los Zorros en la dura realidad. (Alejandro Acosta)

Guadalajara

"Ahí viene diciembre" era el grito de los rojiblancos cuando el Atlas pintaba para cosas grandes, "siempre les da frío" y esa vieja frase contra los atlistas se cumplió esta noche en el Jalisco. 

La historia de siempre. La maldición sigue y los jugadores de los Zorros arrugaron a la hora de dar el paso a la gloria.

Llegaron con ventaja al duelo y les pesó el entorno y no pudieron nunca con el colombiano Dorlan Pabón.

Los de Colomos no pudieron con el entorno. Más de 45 mil personas se reunieron en el norte de la ciudad para ver al Atlas y no pasó nada. La misma historia de siempre y caras largas, llantos, pero con dinero. 

Al comienzo del partido la fiesta estaba en todo lo alto. Un mosaico en la parte poniente con los colores rojos y negros presagiaba un domingo especial, pero la fiesta duró unos minutos.

Dorlan Pabón abusó de Gerardo Venegas, el defensor confirmó por qué descendió con el Atlante y cometió el penalti que metió a Rayados en el encuentro.

El silencio se apoderó del Jalisco. La incertidumbre de siempre, el resquemor de un nuevo fracaso.

Con el segundo gol de los Rayados el estadio revivió esas tardes de pesadumbre, y la fiesta viró en velorio. Sólo unas 300 personas celebraban, los valientes que viajaron desde Monterrey, el gran contingente de la porra regia no vino a Guadalajara porque se sentían eliminados y optaron por ver el juego por televisión. 

64 años y contando. La noche de este domingo vuelve a poner a los Zorros en la dura realidad, como esa tarde contra Boca Juniors en la libertadores o contra el Santos hace unos semestres, que tenían todo para trascender y murieron a la orilla. La fiesta acabó en pesadilla como cada diciembre.