Atlas, 65 años sin título y contando…

Los rojinegros del Atlas cumplen hoy 65 años de la obtención de un título que año con año cobra tintes más quiméricos y añorantes.

Atlas campeón de Liga 1950-1951
Atlas campeón de Liga 1950-1951 (Cortesía Atlas FC)

Guadalajara

Hoy se cumplen 65 años del primer y único título de liga de Atlas. El Estadio Martínez Sandoval, mejor conocido como Parque Oro  (antes ubicado en las calles Gigantes y la 30), fue testigo de la victoria rojinegra por la mínima diferencia ante Chivas en el Clásico Tapatío, resultado que dio el campeonato a los Zorros.

Aquel domingo 22 de abril de 1951 fue la fecha que marcó la historia del club y de la ciudad. Los Zorros, dirigidos entonces por el argentino Eduardo El Che Valdatti, fue el primer conjunto de Guadalajara en levantar la Copa. 

El destino decidió que los rojinegros se coronaran frente al odiado rival. Aquél Clásico Tapatío es recordado por la dureza que imprimieron ambos conjuntos, pero sobre todo por la polémica arbitral que marcó el rumbo del encuentro. 

Tras un 0-0 que se alargó durante el primer tiempo y parte del segundo, al 55 de tiempo corrido el Cuate Salceda marcó un penal a favor de Atlas, al considerar que el zaguero rojiblanco Rafael El Rafles Orozco tocó el balón con su mano. 

Durante muchos años los jugadores del Rebaño, específicamente el extinto Jaime Tubo Gómez aseguraron que este fue un grave error del nazareno, ya que él, quien se encontraba cerca de la acción nunca vio la mano del Rafles Orozco. Inclusive, un diario de la época escribió en su crónica “Gran injusticia cometió el Cuate Salceda”.

Ante la marcación del silbante, el costarricense Edwin Cubero (quien años después fundó su compañía de mudanzas) tomó el balón y no dejó que ninguno de sus compañeros se lo arrebatara. Cubero, delantero titular de esos rojinegros engañó al Tubo y dio la victoria a su equipo desde los once pasos.   

Aunque el estadio Martínez Sandoval tenía una capacidad que rondaba los 10 mil, se asegura que hubo sobrecupo en ese Clásico, y que incluso hubo portazos en algunos accesos. 

El triunfo de Atlas combinado con la derrota del Curtidores frente a Veracruz dejó a los Zorros como líderes de la competencia en solitario, asegurando así el título de la temporada 1950-1951. 

La plantilla atlista recibió de parte de la dirigencia una prima de 2 mil pesos de aquél entonces y un viaje todo pagado a Acapulco; curiosamente, los Zorros se encontraron durante el viaje al recién ascendido Zacatepec cuya directiva les solicitó un juego amistoso, por el cual, cada uno de los rojinegros recibió una prima de 2 mil 300 pesos. 

Desafortunadamente para la afición atlista, poco a poco la directiva fue vendiendo a los mejores jugadores por problemas económicos, debilitando al equipo que alguna vez fue el mejor de México. 

De aquella generación dorada sólo sobreviven el portero Raúl El Inglés Córdoba, quien radica en León, así como José El Chivo Mercado y Felipe Velázquez. Felipe Zetter, Jesús La Chita Aldrete, Dumbo López, Edwin Cubero, Ornelas, Guillermo del Valle, Javier Novello y Juan José Novo ya fallecieron.

El triunfo polémico

El único título de Atlas no estuvo exento de la polémica, y es que según crónicas de aquella tarde de domingo 22 de abril de 1951, la victoria rojinegra sobre Chivas, que le dio el título a los Zorros, estuvo empañada de un error arbitral del Cuate Salceda.

Según un diario local, los rojinegros no debieron ganar ese duelo pues nunca existió mano dentro del área del zaguero de Chivas Rafael Orozco.

“Los rojinegros del Atlas se han coronado campeones oficiales de futbol de la rama profesional  1950-1951, al vencer a los Rayados del Guadalajara por el mínimo escor de un gol a cero. Pero esta victoria no fue obtenida de buena lid, ya que el árbitro designado para impartir justicia, el Cuate Salceda, cometió el error de marcar una penal a los rojiblancos , cuando habían transcurrido 10 minutos de la segunda parte; siendo en extremo rigorista la decisión del colegiado , ya que la intervención que tuvo Rafles Orozco Torres para despejar un balón que no iba rumbo a la cabaña de Jaime Tubo Gómez, fue de despejar con el hombro, pues trató de hacerlo con la cabeza , pero por la rapidez de la escena no calculó bien la jugada y la propia pelota por el efecto que llevaba resbaló por el hombro.

“Por ese motivo el Cuate Salceda ha empañado el título para los del Paradero, ya que como antes lo indicamos el Rafles no detuvo intencionalmente la pelota y mucho menos en la forma que lo indican los reglamentos que debe marcarse la pena máxima cuando se evita un gol seguro”, asegura la publicación del 23 de abril de 1951.

La crónica que es firmada por Magog, considera que los Zorros no necesitaban de esta ‘ayuda’ arbitral porque serían campeones de la temporada 1950-1951 sin ningún problema.

“No había necesario recurrir a esta decisión arbitraria de la máxima autoridad en un partido de futbol, pues los rojinegros tapatíos probablemente de todas maneras hubieran sido campeones, ya que sus más cercanos perseguidores, los Curtidores de León, perdieron frente a los Tiburones Rojos del Veracruz ayer por un gol a cero; y los azulgrana del Atlante con quienes tienen que enfrentarse el domingo venidero, si se hubiera registrado ayer una igualada aquí, que era lo justo, cuando mucho empatarían al Atlas los del Atlante, en caso de que estos ganasen, y en esa virtud, con el empate el domingo próximo, los del Paradero afianzarían la corona”.

Sucesos destacados desde 1951

1953. Las mujeres adquieren el derecho a votar en México
1956. Inicia la era del Campeonísimo en Chivas
1958. Con 17 años, Pelé gana el Mundial de Suecia
1960. Nace Diego Armando Maradona 
1961. Edificación del Muro de Berlín
1965. Termina la era del Campeonísimo en Chivas
1967. Primera emisión de “En Familia con Chabelo”
1969. El hombre llega a la luna
1970. México realiza su primera Copa del Mundo
1980. John Lennon es asesinado en Nueva York
1981. Atentado al Papa Juan Pablo II en la Plaza de San Pedro
1983. Motorola lanza el primer teléfono móvil
1985. México sufre uno de los peores sismos de su historia
1989. Caída del Muro de Berlín
1993. Pablo Escobar es asesinado en Medellín
2000. Vicente Fox es electo presidente y rompe con 70 años de gobiernos priistas
2001. Ataque terrorista a las Torres Gemelas del World Trade Center 
2006. Rafael Márquez se convierte en el primer mexicano en ganar la Champions 
2009. Muere Michael Jackson
2015. Última emisión de “En Familia con Chabelo”


El aficionado rojinegro, orgulloso y soñador

Irle a un equipo que nunca has visto campeón es un caso atípico y digno de estudio. El sociólogo José Luis Juárez Contreras, quien trabajó por varios meses analizando el comportamiento de La Fiel, reconoce que no cualquiera ama los colores rojinegros.

“Socialmente Atlas tiene algo muy peculiar, porque a pesar de ser un club que no tiene un título desde hace 65 años, tiene muchos aficionados, y eso se debe por la interacción social que hay con la identidad sobre el equipo. Primero se identificaban por la fama de tener un trato excelso del balón, de ahí el mote de los ‘amigos del balón’, ‘los niños académicos’, motes que aficionados, aún siendo de otros equipos, reconocían al Atlas por su futbol espectacular, bonito, atípico a lo que se presentaba en esas épocas, lamentablemente ahora el futbol se ha modificado.

“La esencia del aficionado de Atlas tiene que ver con ese deseo, no tanto de un título, sino esa identidad por un futbol, es lo que a la gente lo une a estos colores, no por campeonatos”, manifestó. 

El sociólogo, quien se especializa en el ámbito deportivo, descarta que el seguidor de Atlas sea masoquista o perdedor, más bien lo cataloga como un soñador y enamorado de la filosofía de su equipo.

“No creo que el aficionado de Atlas sea masoquista, pero creo que tiene una ilusión, sabe que su equipo puede (ser campeón), simplemente no se ha podido por todo el entorno para conseguirlo, porque Atlas ha estado a punto en varias ocasiones de campeonar, pero no sé ha dado, sin embargo se acuerda de aquel Atlas de los sesentas de los Niños Catedráticos, se acuerda de aquel Atlas de los setentas con Chavarín, Pepe Delgado, se acuerda del Atlas de los ochentas que dirigió el Pistache, o en los noventas con La Volpe.

“Atlas es como un espiral que de manera permanente ha tenido destellos de poder conseguir ese éxito, y no es que le guste perder, sino que son sujetos que viven con una ilusión de que algún día se conseguirá el sueño anhelado. No veo al aficionado de Atlas como perdedor, sino como soñador, que es fiel hasta la tumba”.

Curiosamente, el seguidor rojinegro encuentra en el vecino la otra cara de la moneda, y, a pesar de los éxitos de Chivas, el rojinegro se siente orgulloso de sus colores.

“La rivalidad que hay en la ciudad hace que los aficionados de Atlas porten con más orgullo y se sientan con esa identidad hacia sus colores por darle la contra a los de Chivas, y decirles ‘no importa, no somos campeones pero somos fieles’, y un fiel en cualquier lado no se puede encontrar. El Fiel rojinegro es excepcional, único por su fidelidad, por su amor y entrega a un equipo que no es exitoso”.

Juárez Contreras está seguro que ningún seguidor de los Zorros dará la espalda su equipo.

“Hice investigaciones a los barristas y te puedo decir que la identidad no se pierde, el aficionado de Atlas, aún aunque gane le irá al Atlas, nunca se perderá eso. Del 95 para atrás los aficionados de Atlas son muy fieles, ellos le irán a estos colores hasta la tumba, por eso creo que un aficionado que se dice del Atlas no va a cambiar de club”.