Atlas pierde 1-3 con Colo Colo y está así casi fuera de Libertadores

El cuadro rojinegro complicó su calificación en el certamen sudamericano.

Colo Colo venció al Atlas
Colo Colo venció al Atlas (Mexsport)

Los caciquearon. Atlas agoniza en la Copa Libertadores de América al caer esta noche 1-3 frente al Colo Colo, cuadro que tuvo en Esteban Paredes su gran figura al marcar doblete, como lo hizo hace unas semanas en Santiago.

Los Zorros (3 puntos) necesitan un milagro para avanzar a los Octavos de Final: no sólo están obligados a ganar sus restantes dos duelos, sino mejorar de manera su diferencia de goles que ahora es de -4. La Fiel ya no aguanta más y volvió a pedir la cabeza de Tomás Boy. Los andinos han dado un paso firme rumbo a la siguiente fase al comandar el pelotón con nueve unidades.

A pesar de ser villano hace unos días en el Clásico Tapatío, Alfonso González recibió el apoyo de la Fiel desde que su nombre se escuchó en el sonido local. Contrario a lo que se esperaba, el cuadro albo buscó dañar a los Zorros desde el inicio.

Los papeles de ambos cuadros fueron muy claros: los locales intentaron como es su costumbre dominar el esférico, al tiempo que los chilenos apostaban a ganar las espaldas de los zagueros atlistas en base a velocidad.

El cronómetro no marcaba el primer minuto de acción cuando el Pajarito Valdés ya había probado a Vilar. Los andinos fueron minando la zaga atlista con balones filtrados. El argentino Emilia Vecchio era el cerebro del Cacique.

Muy pronto los dirigidos por Héctor Tapia silenciaron al Jalisco. Jean Beausejour ganó las espaldas del joven Carlos Arreola, ingresó al área a toda velocidad y cerca de la línea final envió un servicio templado que, en el segundo poste fue rematado con la cabeza por Esteban Paredes para decretar la ventaja momentánea de la visita.

Durante los siguientes minutos Atlas experimentó un desconcierto total. El equipo andino se veía cómodo en el terreno de juego. Una gran acción del Negro Medina abrió la puerta a la reacción. El volante rojinegro ganó un balón en los linderos con agallas, filtró a Caballero quien enfiló a toda velocidad al mano a mano con Paulo Garcés, el portero andino al verse superado estiró la mano y derribó al atacante local. Néstor Pitana no dudó en marcar la pena máxima.

Fue momento en que la Fiel volvió a mostrarle cariño a Alfonso González. “Olé, Olé, Olé, Poncho, Poncho”, pidiendo así el cobró del campeón del mundo desde los once pasos como sucedió ante el Rebaño. Pero la petición no fue escuchada. Juan Carlos Medina tomó la responsabilidad y con su educada pierna derecha engañó a Garcés al enviar la pelota a media altura del poste izquierdo chileno. Empate que daba esperanzas.

La igualada no evitó las desatenciones defensivas del Zorro. Venegas y Pérez sufrían cada que Vecchio orquestaba en las afueras del área. Esteban Paredes pudo liquidar el encuentro desde el primer lapso, pero erró en tres ocasiones frente al arco atlista.

El arranque del complemento trajo un Atlas un desconcentrado en cada línea. Colo Colo fue mandón y se daba un festín con el balón en los pies. Con el paso del tiempo Atlas fue emparejando y llevando el trámite del encuentro en terreno chileno.

Keno confirmó lo dicho por Boy desde hace unas semanas: Atlas es una máquina de fallar goles. Juan Carlos Medina le filtró una esférica desde las afueras, el brasileño encaró sin marca y su disparo lo estrelló en la humanidad de Garcés.

Atlas se desbocó en la recta final, enviando centros y más centros al área, pero justo en ese momento Colo Colo los caciqueó. A seis minutos del final, Jean Beausejour desbordó por el corredor izquierdo, envió un servicio al centro que Esteban Paredes controló, amagó a Vilar y con pierna derecha movió las redes de la portería sur del Jalisco.

La Fiel ya entonaba el “fuera Boy, fuera Boy”, cuando Leonardo Cáceres puso el último clavo al ataúd rojinegro al remeta con la testa dentro del área ante la tibia salida de Federico Vilar.