Dan amparo a acusado de desmanes en Estadio Jalisco

Un juez federal le otorgo dicho recurso legal luego de que se comprobó que el acusado fue detenido sin orden judicial, sin embargo, este no implica que se le pondrá en libertad.


Violencia en el Jalisco
Violencia en el Jalisco (Foto: Cortesía )

Jalisco

Un juez federal concedió un amparo a un integrante de la porra del club de futbol ‘Chivas’ de Guadalajara, quien supuestamente participó en la gresca suscitada en el Estadio Jalisco en marzo pasado y que dejó un saldo de 51 heridos, 21 de los cuales fueron policías, y 18 personas detenidas.

En el juicio de garantías se descubrió que al quejoso se le vulneraron sus derechos humanos, ya que fue detenido sin orden judicial, 59 horas y 20 minutos después de los desmanes en la tribuna; en el pliego de consignación se afirmó que se le capturó en “flagrancia”, es decir, en el momento en que ocurrió la pelea en las gradas.

El amparo, que no concede la libertad por el momento, ordena al juez Octavo de lo Penal del Primer Partido Judicial en Jalisco a emitir una nueva resolución, tomando en cuenta las irregularidades.

Ahora se debe establecer si la detención trajo consigo la obtención de una declaración ministerial ilícita; asimismo, el juez de la causa tiene que valorar qué pruebas debe expulsar para garantizar los derechos del señalado.

En la resolución se dejó claro que la concesión del amparo no produce el efecto de dejar en libertad al quejoso, ni tampoco anula actuaciones posteriores.

Así lo resolvió el titular del juzgado Primero de Distrito del Centro Auxiliar de la Quinta Región, con residencia en Culiacán, Sinaloa.

En el expediente se menciona que el integrante de la porra conocida como La Irreverente cometió diversos delitos contra policías municipales, durante la pelea ocurrida el 22 de marzo del presente año, cuando se enfrentaban los equipos de futbol Atlas y Guadalajara.

El juez con residencia en Sinaloa determinó que es inconstitucional el artículo 146, fracción III, del Código de Procedimientos Penales del Estado de Jalisco, el cual prevé que en el caso de delitos graves, las personas pueden ser detenidas dentro de las 72 horas posteriores a la comisión del hecho delictivo.

Subrayó que la normativa internacional en materia de derechos humanos, establece como flagrancia al instante de la comisión del delito y al de la huida u ocultamiento del sujeto que se generan inmediatamente después de los hechos delictivos sin que establezca término.

Recordó que con base en criterios reiterados por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, los Estados tienen la obligación de evitar la arbitrariedad o ilegalidad de las detenciones y que corresponde al juzgador garantizar los derechos de los inculpados, de ahí que la obtención ilícita de una prueba supone el incorrecto actuar por parte de la autoridad.