Texanos vs. Raiders: Para armar un equipo

Houston y Oakland pretenden ser protagonistas esta temporada y en el futuro; buenas ciones en el Draft y agentes libres clave on los secretos para conformar el roster

Brock Osweiler y Khalil Mack
Brock Osweiler y Khalil Mack (AP/Reuters)

Ciudad de México

Houston: El secreto es seleccionar

El más veterano en el roster de los Texanos de Houston es el pateador de despeje, Shane Lechler, quien tiene 40 años de edad, de los cuales ha pasado 17 en la NFL; le sigue el defensivo Vince Wilfork, de 35, con 13 campañas en la Liga. Los más jóvenes, de 22 años, son los novatos Will Fuller (receptor) y D.J. Reader (tacle), y Jaelen Strong (receptor), de segunda temporada.

Los Texanos de Houston pagaron el derecho de piso nueve años en la NFL, y su primer partido en playoff s llegó hasta el 2011; tras ganar dos veces en fila la División Sur de la Americana, llegó un difícil 2013 (2-14), pero en las dos temporadas más recientes han terminado con marca de 9-7, récord que la campaña pasada les sirvió para llegar al juego de comodín, donde perdieron ante los Jefes de Kansas City.

El secreto para los Texanos ha sido la correcta selección de las piezas en el Draft, de los 30 jugadores más habituales esta temporada, 16 llegaron por esa vía, incluidos seis en el de 2014, justo el primero de Bill O’Brien como coach de la franquicia.

En ese 2014 tuvieron la primera selección global, el ala defensiva Jadeveon Clowney que tuvo una primera temporada complicada, pero tras un segundo año de confirmación, esta campaña ha dado un paso al frente ante la lesión del líder del sector, J.J. Watt. En ese mismo reclutamiento colegial llegaron el actual fullback titular (Jay Porsch), un guardia (Xavier Su’a –Filo), el ala cerrada (C.J. Fiedorowicz), el safety libre (Andre Hal) y el corredor suplente (Alfred Blue).

Al año siguiente utilizaron el Draft para mantener la construcción de la defensiva y llegaron el linebacker Benardrick McKinney y el tacle nariz Christian Covington, mientras que este año se enfocaron en la ofensiva y con la primera selección obtuvieron un receptor (Will Fuller), que es el complemento de DeAndre Hopkins, uno de los mejores de la Liga y también seleccionado por Houston, aunque en 2013.

Seis actuales titulares en el ataque llegaron por la vía del Draft y uno más como agente libre, por lo que la gerencia, encabezada por Rick Smith y el staff de entrenadores solo se ha preocupado en completar el equipo con jugadores de otras instituciones. Para esta temporada llegó un nuevo quarterback, Brock Osweiler, procedente de los Broncos de Denver, después de cubrir con éxito la baja de Peyton Manning, y aunque no ha resultado lo que la franquicia esperaba, confía en establecerse en el futuro.

Con la salida del mítico corredor Arian Foster, los Texanos encontraron en Lamar Miller, de Miami, al caballo de batalla (séptimo en la Liga en yardas), mientras que el lado derecho de la línea también llegó con buenos contratos, Jeff Allen, de Kansas City, en la pretemporada, y Chris Clark, de Denver, hace un año.

A la defensiva, entre los linieros y los apoyadores solo dos no llegaron por la vía del Draft, Vince Wilfork, veterano defensivo de los Patriotas de Nueva Inglaterra que vive su segundo año en el equipo, y John Simon, que arribó procedente de Baltimore en 2014 y es un buen complemento. Sin contar a J.J. Watt, que fue tomado por Houston en la primera ronda del 2011. En la secundaria los reclutamientos no han sido tan exitosos, Johnathan Joseph y Quintin Demps llegaron como agentes libres, mientras que A.J. Bouye no fue tomado en el Draft, pero ha sido la solución como esquinero.

En los equipos especiales, solo el novato Tyler Ervin, encargado de devolver las patadas, llegó por la vía del Draft, y destaca el pateador de despeje, Shane Lechler, quien estuvo del 2000 al 2012 con los Raiders de Oakland, antes de pasar a los Texanos para el 2013.

Oakland: Agentes libres importantes

El más veterano en el roster de los Raiders de Oakland es el pateador Sebastian Janikowski de 38 años y 17 en la NFL, seguido del centrador largo, Jon Condo, de 35 y 10 temporadas. Los más jóvenes son cinco jugadores de 22 años, incluido el receptor estelar, Amari Cooper que vive su segunda campaña.

En la reconstrucción reciente de los Raiders de Oakland, el gerente general Reggie McKenzie ha cumplido un papel fundamental, de los 29 jugadores más empleados este año, 27 llegaron de su mano, cuando firmó con el equipo en 2012.

McKenzie ha equilibrado buenos reclutamientos con agentes libres en sitios importantes, para convertir a los Malosos en un contendiente en la División Oeste de la Conferencia Americana. El momento fundamental en la reconstrucción fue el Draft de 2014.

Ahí, los Raiders tomaron al linebacker Khalil Mack con la quinta selección global, y consiguieron al líder de la defensiva para los próximos años; en la segunda obtuvieron al tan anhelado quarterback titular, Derek Carr, quien comanda el ataque y ya fue al Pro Bowl.

Al año siguiente, McKenzie mantuvo su buen ojo y tomó en la primera ronda a Amari Cooper, receptor que se ha convertido en el mejor aliado de Carr, y en la tercera a Clive Walford, que es el ala cerrada titular. En 2013 también había seleccionado hasta la sexta ronda al Latavius Murray, quien hoy es una de las estrellas de la ofensiva como corredor titular. Con ello, los Raiders solo se han concentrado en obtener otras piezas en la agencia libre para complementar a sus jóvenes estrellas.

Por esa vía llegó Michael Crabtree, ex receptor de los 49’s de San Francisco, quien ha recuperado su mejor nivel con Carr y que es la opción veterana cuando marcan a Cooper. En la línea ofensiva, el lado izquierdo llegó desde otros lugares con el tacle Donald Penn, ex de los Jefes de Kansas City, y sobre todo con el guardia Kelechi Osemele que le ha dado seguridad a Carr esta temporada, cuando dejó a los Cuervos de Baltimore.

En la defensiva, los frontales llegaron por la vía del Draft, además de Mack, Justin Ellis arribó en 2014, Jihad Ward en la pretemporada y Denico Autry, que no fue seleccionado. Los linebackers tienen un origen claro: Seattle, el Jugador Más Valioso del Super Bowl XLVIII, Malcolm Smith, ex de los Halcones Marinos, y Bruce Irvin, uno de los mejores en su posición, quien también dejó al equipo de Washington. En la secundaria un esquinero (D.J. Hayden) y el safety fuerte (Karl Joseph) llegaron por la vía del Draft, mientras que David Amerson arribó desde Washington el año pasado, y Reggie Nelson ha sido una de las grandes adiciones para este 2016.

En los equipos especiales Sebastian Janikowski aporta la cuota de veteranía y fue tomado por el equipo hace 16 años, mientras que el pateador de despeje, Marquette King llegó como agente libre, después de no ser seleccionado en el Draft de 2012, y ha tenido una temporada digna de Pro Bowl.

Lo que ilusiona a los seguidores en Oakland es que los líderes del equipo son jóvenes, por lo que la franquicia podría empezar a cosechar el éxito desde esta temporada, y en los años siguientes.