Les urge un pasador

De nada sirve tener una de las mejores defensivas de la Liga, si no hay liderazgo y estabilidad en el quarterback, posición en la que Brock Osweiler espera ser la solución

Brock Osweiler carga con las esperanzas de su equipo
Brock Osweiler carga con las esperanzas de su equipo (AP)

Ciudad de México

A pesar que en los dos años que lleva al frente el coach Bill O’Brien, Houston ha tenido marca ganadora y en 2015, tuvo un formidable cierre de campaña para colarse a los playoff s, el gran dilema de los Texanos es encontrar regularidad en una posición tan importante como la de quarterback.

Y es que en este lapso, siete pasadores han abierto cuando menos un encuentro; el año pasado pasaron por ahí Brian Hoyer, Ryan Mallett, T.J. Yates y Brandon Weeden.

De ahí que esperan que Brock Osweiler, quien llega como agente libre de Denver, sea el jugador que se establezca y lidere la ofensiva por muchos años.

El mariscal de campo se pasó cuatro años en la banca aprendiendo de Peyton Manning, antes de recibir su oportunidad el año pasado, cuando ganó cinco de los siete duelos en los que jugó como titular.

En los corredores, las lesiones de Arian Foster terminaron con la paciencia de la directiva, que lo dejó ir y en su lugar adquirió en la agencia libre a Lamar Miller, de Miami, quien será el titular, mientras que Akeem Hunt y el novato Tyler Ervin se alternarán.

Urge que Miller le dé solidez a un departamento que apenas promedió 3.7 yardas por acarreo.

En el cuerpo de receptores sobresale DeAndre Hopkins, quien viene de su mejor campaña como profesional (111 recepciones, 1,521 yardas y 11 TD).

Lo malo es que no hubo nadie más a quién tirarle el balón, de ahí que en el Draft dos de las primeras selecciones de Houston fueron receptores: Will Fuller y Braxton Miller, quienes tendrán mucha acción en su año de novatos.

Las alas cerradas también son una incógnita, porque entre Ryan Griffin y C.J. Fiedorowicz se combinaron para 37 recepciones en todo 2015.

La línea ofensiva tuvo muchos problemas de lesiones, solo Ben Jones, centro que se fue a Tennessee, jugó todos los partidos. Nick Martin, segunda selección, será quien lidere esta unidad; otra cara nueva es la del guardia Jeff Allen, que llega de Kansas City.

La defensiva de los Texanos es su fortaleza, fue la tercera mejor de la Liga en yardas totales, y primera al impedir primero y diez en terceras oportunidades.

Es encabezada por J.J. Watt, Defensivo del Año, y líder de la Liga en capturas con 17.5, quien tiene en el linebacker Whitney Mercilus (12) a un gran apoyo.

A los demás apoyadores también los presume el coordinador Romeo Crennel: Brian Cushing, quien tuvo su primera campaña sin lesiones desde 2011, Jadeveon Clowney y John Simon.

 La secundaria no tiene grandes hombres, pero es efectiva, fue tercera en yardas por aire en 2015, destaca el trabajo de los esquineros Johnathan Joseph y Kareem Jackson, quienes jugarán su sexta campaña juntos.

A los 32 años, Joseph es de los mejores de la NFL en coberturas hombre a hombre; Andre Hal, líder en intercepciones con cuatro, continuará como safety libre.

Por su parte, Nick Novak, quien reemplazó a Randy Bullock ya iniciada la temporada, se mantendrá como especialista en goles de campo, atinó sus 18 intentos de menos de 50 yardas.

Si Osweiler responde, los Texanos le ganarán a los Potros en la división y se meterán a playoffs.