Randy Moss es "el mejor de todos"

El ex receptor habló sobre el regreso de la NFL a México y afirmó que superó a todos en su posición; la política del juego no le importa, "estoy seguro en mi corazón" que es el número uno 

Ciudad de México

Nunca fue discreto en la cancha. Desde el día uno en la NFL, Randy Moss se destacó como un receptor especial, pero sus condiciones atléticas, el peinado afro que usó durante una buena parte de su carrera, y los números que dejó tras su retiro, lo convirtieron en un referente de su posición.

TE RECOMENDAMOS: El 'coach' Randy Moss

Esas características también hicieron más grandes sus incidentes fuera del emparrillado, y asegura que esa forma de ser, es la que hace que lo subestimen.

Moss visitó la Ciudad de México para el partido entre Raiders y Texans en el Estadio Azteca, donde impartió la Nike Skills Clinic. Ahí concedió una entrevista a La Afición.

No se cuánta interacción tienes con tus fans en redes sociales, pero la gente aquí ama el futbol americano. Me imagino que te están dando jerseys de los Vikingos o de los Patriotas para firmar en todas partes.

Es solo que en Estados Unidos jugamos cada fin de semana, nuestros fans están malacostumbrados. Aquí tienen que esperar todo el año, y ya que estamos aquí puedes ver la emoción, se siente. Podemos salir a convivir con la comunidad, como este evento que estamos haciendo con Nike y los niños, es algo en lo que tratamos de darle algo de vuelta a la ciudad y queremos terminar con un gran partido. Hemos oído mucho sobre este juego en México y creo que la gente en esta ciudad está muy emocionada por la oportunidad.

¿Qué tan diferente es como jugador tener que ir a Londres o venir a México en un partido de temporada regular? Porque esto no es pretemporada, los partidos son igual de importantes, igual que si se jugaran en Oakland o Texas.

Tienes que cambiar los planes; a veces, cuando tienes que ir de la costa Oeste a la costa Este o viceversa, en lugar de viajar el sábado tienes que hacerlo desde el viernes y no estoy seguro de los calendarios de los equipos, cuando llegaron los Raiders y los Texans, pero básicamente vienes, haces el trabajo y te vas a tu casa. Es lo que nos enseñan como jugadores de futbol americano. Así que, para los fans, ellos pueden ir a estas ciudades y sedes, pueden explorar, comer buena comida, conocer gente interesante, pero los jugadores tienen un trabajo y es ganar el partido, así que ellos van a prepararse, terminar el juego y volar a casa. Como jugador, tu mente tiene que estar en cumplir y regresar a casa.

Tal vez en el verano regresaremos a México o a Londres, o donde sea la ciudad para tener vacaciones, pero aquí se trata de ganar y regresar a casa.

¿Cómo está tu nuevo rol? La gente te recuerda como jugador, pero ahora eres un representante de la NFL cuando vienes a México o a otros países; ¿cómo es esa parte de tu vida?

Siempre trataré de llevar este deporte a los estándares más altos, pueden llamarme un embajador de la NFL, no soy parte de la NFL. Pero me gusta enseñar el juego de la mejor manera, viajar fuera del país, conocer gente y compartir el juego que crecí amando.

Tendremos a unos 60 chicos viniendo a la clínica, queremos educar a los jóvenes, hacerlos entender. Sé que el soccer es grande en este país, pero aman el futbol americano, se puede notar, una ciudad con 20 millones de personas, se siente la energía; estábamos en el set de ESPN sintiendo el cariño de la gente. Solo estar aquí y sentir la emoción te hace sentir muy cálido.

Una pregunta de los fans de los Vikingos, Raiders o Patriotas, que te recuerdan como uno de los mejores receptores. ¿Sientes que estás subestimado cuando se habla de los mejores en la historia?

No me importa la política, soy el mejor receptor que ha jugado este deporte y creo que, cuando ves el lado político de los deportes en nuestro juego, puedes ver porqué algunos jugadores son elevados y otros se van abajo. Yo no era de esos jugadores que pensaba en ir a la izquierda o derecha, yo siempre iba hacia adelante, como si mi mirada estuviera en un túnel, y eso fue lo que me llevó a la cima. Estoy seguro en mi corazón que soy el mejor en la historia.

Es una cuestión de tiempo para verte en el salón de la fama...

Está basado en los votos, yo hice todo lo que tenía que hacer para estar ahí. Si llego será una bendición, un logro en la vida después de empezar a los 6 años y retirarme a los 36.

El amor que yo le tengo al juego es mucho, yo no aprendí el juego viéndolo en la tele, sino saliendo a la cancha, jugando con mis amigos, jugando tacleado. Todo lo que ves a los niños hacer hoy es ahí donde se desarrolla el amor por el soccer, basquetbol, beisbol o el deporte que sea se empieza desde jóvenes.

Por eso es bueno poder venir y educar a gente que no está acostumbrada al ritmo del futbol americano. Ha sido un gran viaje, jugar por 14 años y ser analista hoy en ESPN; sigo amando el juego y tratando de darle algo de vuelta.