Pumas CU y su compromiso con México por el sismo

Con el liderazgo del entrenador Otto Becerril y el capitán Abraham Herrera, el equipo de futbol americano reflejó los valores de la UNAM y fue uno de los conjuntos deportivos más activos en el voluntariado por el desastre natural 

El capitán Abraham Herrera (casco amarillo al centro) fue uno de los jugadores que apoyó en las labores de rescate en el Colegio Rébsamen
El capitán Abraham Herrera (casco amarillo al centro) fue uno de los jugadores que apoyó en las labores de rescate en el Colegio Rébsamen (Reuters )

Ciudad de México

México vive un momento de crisis y el deporte nacional no ha sido indiferente por esto. El sismo que sacudió el centro y sur del país ha unido más que nunca a sus ciudadanos, dispuestos a ayudar a sus compatriotas como voluntarios, con Pumas CU como uno de los grupos deportivos más activos.

Reflejando los valores de la Universidad Nacional Autónoma de México y su compromiso por servir a la comunidad, jugadores del equipo de futbol americano estudiantil han conformado brigadas de apoyo desde el pasado 19 de septiembre, cuando el sismo de 7.1 derribó varios edificios y causó estragos en la capital mexicana y muchas otras localidades en Morelos, Puebla y el Estado de México, las cuales se suman a los daños que Chiapas y Oaxaca ya tenían desde el terremoto de inicios de mes.

“Nosotros estábamos entrenando cuando ocurrió el sismo. Inmediatamente muchos de los jugadores nos enteramos de los primeros daños y nos dirigimos al multifamiliar de Tlalpan (una de las edificaciones más afectadas) para apoyar en las labores de rescate”, comentó para La Afición Abraham Herrera, ala defensiva y capitán del equipo.

La situación, obligó al conjunto a organizarse en redes sociales para convocar a la comunidad universitaria y reunir toda la ayuda posible, desde la recolección de víveres en el centro de acopio instalado en el Estadio Olímpico Universitario, así como los jugadores más fuertes apoyando a los rescatistas en las zonas de desastre.

“Muchos jugadores han estado muy activos. El entrenador Otto Becerril ha estado casi todos los días ayudando en las zonas donde más lo necesitan. La reunión fue en el Olímpico y de ahí nos distribuimos por grupos. El primer día algunos fueron a San Gregorio Atlapulco (Xochimilco) y otro más pequeño nos lanzamos para el Colegio Rébsamen, donde había niños atrapados. Inclusive algunos de mis compañeros se lanzaron a Morelos, zonas de difícil acceso a las que el apoyo que ha llegado es muy poco”, señaló el defensivo.

Su labor fue más allá e incluso se dedicó a contactar a los capitanes de otros equipos de futbol americano para conseguir más ayuda, como los Frailes del Tepeyac, que removieron escombros en un edificio de Lindavista.

Sin embargo, también está consciente de que la ayuda ciudadana puede disminuir a lo largo de las semanas, pese a que los damnificados tardarán meses en recuperarse, por lo que invitó a las personas a no disminuir esa energía y disposición por ayudar al prójimo y hacerlo en la medida de lo posible.

“Hemos vuelto poco a poco a los entrenamientos para retomar la temporada de la Liga Mayor. Estamos considerando mucho utilizar nuestra semana de descanso (jornada del 13 de octubre) para ir a alguna de las comunidades en Morelos o Puebla y seguirlos apoyando”, explicó Herrera. “Sabemos el poder de llamado que tiene Pumas CU, su compromiso con la sociedad y la necesidad que tendrán estas personas en los próximos meses, por lo que es importante no olvidarlas y apoyar con lo que podamos”.