Pumas CU deshidrata a Burros y se adueña del Clásico

Ante un sol inclemente, la escuadra bicampeona de la ONEFA venció 30-0 al equipo del IPN para estirar su marca a cuatro ganados y un perdido

Ciudad de México

Hace 19 partidos que un equipo del Instituto Politécnico Nacional no le ganaba a Pumas CU... y la racha se amplió a 20 encuentros, ya que los felinos del Pedregal vencieron 30-0 a Burros Blancos para quedarse con el Clásico Estudiantil.

La problemática de Burros se presentó en la ofensiva, la cual nunca pudo hacerle daño a la defensiva local; el cuadro auriazul también presentó problemas en su ataque, pero este fue más efectivo, lo cual terminó por darles la victoria sin muchos sobresaltos.

EL JUEGO

Pumas empezó bien. Armando una buena ofensiva y arrastrando a la defensiva visitante. La serie no terminó en touchdown por un castigo, pero Alan Paoli convirtió un gol de campo de 48 yardas para inaugurar el marcador 3-0 para los locales.

El partido se encontraba atascado para la ofensiva de los pupilos de Raúl Rivera, quienes fueron detenidos en tres series ofensivas consecutivas. En la cuarta, hicieron un engaño de patada con el capitán Irving Alamilla para conseguir el primer y diez. Luego, el quarterback José Chávez Mess se conectó 41 yardas con Andrés Salgado para ampliar la ventaja.

Los del IPN no respondían y los locales seguían enfilados. En otra serie ofensiva se repitió la tónica: Chávez Mess observó que Salgado le ganó la posición al defensivo y el mariscal de campo le mandó un envío de nueve yardas para un 16-0.

Así se terminó la primera mitad en el Clásico. Ya en el inicio del tercer cuarto, hubo cambio de mariscal de campo ya que Chávez Mess salió por Rafael Arenas. Inmediatamente se sintió el cambio, ya que fue interceptado por Manuel Aguilar.

Fue un respiro para Burros y también una inyección anímica. Su quarterback, Yair Marquéz, los llevó hasta la yarda diez pero no pudo anotar. La responsabilidad cayó en el pateador guinda, Ángel Sánchez, quien erró la patada de 37 yardas. De hecho, falló tres en el partido.

Luego, Pumas no perdonó. Un regreso de patada de despeje de Alan Rosado los llevó hasta la yarda diez de los guindas, para que después, otra vez Chávez Mess, encontrara a Óscar de la Concha en envío de una decena de yardas para poner el marcador 23-0. Partido sentenciado.

Sin embargo, el jersey 19 de Pumas quería su póker de pases de touchdown. Repitió la conexión. Encontró en las diagonales con otro envío de 13 yardas al mismo De la Concha para poner un abultado 30-0 en el electrónico.

Burros por fin pudo responder. Pero de nueva cuenta, la defensiva de Pumas los paró en zona roja. Los paró y deshidrató como todo el juego. La guerra de goyas y huelums, en la tribuna fue detenida por la distancia en el marcador. El juego se tiñó azul y oro.

Al final, Pumas consiguió su cuarta victoria de la temporada por una sola derrota; mientras que Burros Blancos dejó su marca en tres éxitos y dos descalabros.