El peor escenario posible

El espectacular año de Peyton Manning y los Broncos de Denver sirvió de poco al momento del Super Bowl, que vivió la peor paliza de la última década.

Broncos de Denver
Broncos de Denver (Reuters)

NUEVA YORK, Estados Unidos

Las marcas en la temporada regular son anécdotas; los campeonatos construyen leyendas que todos recuerdan.

El equipo que hizo más puntos en la historia, el quarterback que lanzó más pases de touchdown y el grupo de receptores más temido que llegaban a un Super Bowl habrán sido olvidados en unas cuantas horas, pues los Broncos de Denver tuvieron una de las peores actuaciones en la historia del partido de Campeonato de la NFL, y la peor de esta campaña, en un momento donde debían sacar la magia que mostraron en las 17 semanas de temporada regular. Al final sucumbieron 43-8.

La experiencia de los jugadores del Campeón de la AFC, sobre todo el mariscal de campo Peyton Manning y Wes Welker, que llegaban a su
tercer encuentro de esta magnitud, no pesó y en cambio dieron el peor juego de sus carreras.

A los Broncos les tomó hasta la última serie ofensiva del tercer periodo para parecerse al equipo que todos vieron, y con un Manning impecable, conectando con Welker, aprovechando una interferencia de Seattle y cerrando con pase a Demaryius Thomas en la zona de anotación.

Pero ese parpadeo brillante no bastó para despertar de una pesadilla que nadie hubiera imaginado para esta noche.


Con apenas 12 segundos gastados en el reloj, los Broncos ya perdían con un safety provocado por un mal centro de Manny Ramírez a Peyton, que se mantiene como el jugador con más derrotas en la postemporada, pero esta sin duda fue la más dolorosa, porque de a ver conseguido un marcador diferente, se pudo haber convertido en el primer quarterback en ganar dos tazones con dos equipos diferentes.

Kam Chancellor interceptó minutos más tarde un lanzamiento del expotro de Indianápólis. El linebacker Mike Smith robó una vez más el ovoide pero además regresó con el mismo para anotación, en lo que parecía un deja vú de lo sucedido en Miami ante Nueva Orleáns cinco años atrás.
Aquella noche Tracy Porter le robó un lanzamiento que a la postre le dio el título a los Santos.

El marcador de 22-0 al medio tiempo ya era insostenible y Percy Harvin empeoró las cosas con un regreso de patada al arrancar la segunda mitad.

Los Broncos habían roto las dudas generadas durante la temporada al vencer de forma dominante a los Patriotas de Nueva Inglaterra en el Campeonato de la AFC, pero volvieron a ser el espejismo de la temporada regular. A pesar de que terminaron como el mejor equipo de
la conferencia, cayeron ante los tres equipos más competitivos que enfrentaron; Patriotas, San Diego e Indianápolis.

Una carrera tan prolífica como la de Manning no merece una mancha como esta, pero el emparrillado no perdona los errores y sobre todo la falta de carácter como la mostrada por los de Denver, que perdiendo por cinco touchdowns no se atrevieron a jugar el balón en cuarta oportunidad.

Para cerrar las ironías de la noche, Peyton rompió la marca de pases completos al superar a Tom Brady y Drew Brees, pero eso a pocos les importará, en especial a los aficionados de Denver quienes esperaban ver la tercera ocasión en que su escuadra ganara el Trofeo Vince Lombardi, pero eso deberá esperar.