Los Patriots sin Tom Brady, con la mística

El quarterback estelar de los Patriotas de Nueva Inglaterra se perderá los primeros cuatro juegos del año, pero el equipo otra vez es candidato a llegar lejos

Tom Brady, mariscal de campo de los Patriotas de Nueva Inglaterra
Tom Brady, mariscal de campo de los Patriotas de Nueva Inglaterra (Reuters)

Ciudad de México

La historia que comenzó en el Juego de Campeonato de la Americana ante Indianápolis en enero de 2015, tendrá consecuencias este septiembre de 2016. Después de meses de demandas, apelaciones y polémicas, Tom Brady será suspendido los cuatro primeros partidos de la temporada por el caso de los balones desinflados frente a los Potros.

Pero a pesar de no tener a su quarterback estrella para el primer mes de la temporada, los Patriotas de Nueva Inglaterra son candidatos a llegar lejos de nuevo y seguir con una racha de cinco años en fila al menos en la final de la Americana.

Tendrán a su favor el liderazgo de Bill Belichick, quien solo ha faltado tres veces a playoffs desde que llegó al equipo en el 2000, y de una división en la que el título parece garantizado.

La responsabilidad será para Jimmy Garoppolo, el quarterback de tercer año, quien a la sombra de Brady apenas tiene 20 pases completos en temporada regular, uno para anotación, y que tendrá como primera prueba a la quinta mejor defensiva del 2015, Arizona, y dos semanas más tarde a la tercera, Houston.

Con un par de triunfos en esas cuatro semanas sería suficiente para Brady, quien volvió a lucir en 2015, con 4,770 yardas, la tercera mayor cantidad en la NFL, 36 anotaciones, apenas siete intercepciones, y tendrá un par de nuevas armas.

Los dos pasadores contarán con Rob Gronkowski, el mejor ala cerrada de la Liga, quien sano tuvo 11 touchdowns y 1,176 yardas en 2015, y un grupo de receptores sin reflectores, pero cumplen con buenos números como Julian Edelman y Danny Amendola.

 A ellos se agregaron Martellus Bennett, ex ala cerrada de Chicago, quien fue al Pro Bowl en 2014, y Chris Hogan, ex receptor de Búfalo que registró 450 yardas y dos anotaciones, y puede destacar junto a Brady.

Garoppolo no podrá confiar en el juego terrestre, porque los Pats tuvieron la ofensiva 30 de 32 en ese departamento, con LeGarrette Blount como el líder con 703 yardas.

 La línea, que permitió 38 capturas, recuperará a Nate Solder, quien se perdió la mayor parte del año pasado con un desgarre en el bíceps derecho, lo que debe ser un punto a favor.

SU ESPECIALIDAD

La defensiva, la especialidad de Belichick, al igual que el ataque, depende más del sistema que de los nombres y fue la novena mejor de la campaña anterior.

Sin embargo, para presionar al QB perdieron a Chandler Jones, líder en capturas de la temporada pasada, y volverán a confiar en Malcolm Brown (3) y Rob Ninkovich (6.5) que presionan por el lado ciego, y en Chris Long, quien llega después de ser dejado en libertad por los Carneros.

Los linebackers imponen respeto, con Jamie Collins, quien fue al Pro Bowl, y Dont’a Hightower, All Pro hace dos campañas, además de Jonathan Freeny que aporta por el centro.

En los esquineros Malcolm Butler mantuvo en 2015 el nivel que exhibió en el Super Bowl previo, y Logan Ryan se quedó en el otro puesto; los safeties también son una amenaza, con Patrick Chung y Devin McCourty, para un departamento que fue el 17 entre los 32 de la Liga.

Los Pats no tendrán un inicio sencillo, pero un par de triunfos en esas cuatro primeras semanas pueden ayudar para terminar con más de 10 victorias, quedarse con la división, y pelear por el título de la Americana.