Medidas desesperadas

Las patadas cortas son el último recurso de los equipos que necesitan remontar un marcador en la NFL, aunque a veces deciden partido, este año no han rendido frutos

Medidas desesperadas
Medidas desesperadas (Reuters )

Ciudad de México

Los Halcones de Atlanta perdieron el invicto esta temporada el jueves por la noche en la derrota 31-21 ante los Santos de Nueva Orleans en el Superdome, en el inicio de la Semana 6, y ni la medida desesperada de realizar una patada corta cambió la situación.

Todavía abajo 31-21 en el último cuarto, tras la anotación de Devonta Freeman por pase de Matt Ryan y con apenas 1:29 minutos en el reloj, al coach de Atlanta, Dan Quinn no le quedaba otra más que intentar una patada corta, recuperar el balón, anotar de inmediato para ponerse a tres, luego repetir la fórmula e ir por un gol de campo para empatar, algo que lucía imposible.

En la patada corta, el equipo ofensivo, es decir, al que pertenece el pateador, debe esperar que el balón supere las 10 yardas después de haber sido conectado para poder tomarlo y recuperar la posesión; si no cruza esa marca, el ovoide queda en manos de rival.

Lo intentó Matt Bosher, el pateador de los Halcones, el balón recorrió 11 yardas, pero terminó en manos del receptor de los Santos, Willie Snead, y las posibilidades de los visitantes de remontar se acabaron.

Con ello, en lo que va de la temporada ninguna patada corta ha tenido éxito al terminar en manos de uno de los jugadores del mismo equipo del especialista; en este 2015 van 18 intentos sin ovoides recuperados.

15 equipos han recurrido a esta medida desesperada y tres: Detroit, Washington y Kansas City, lo han hecho en dos ocasiones.

Los antecedentes no invitan a confiar en este tipo de patadas. En la campaña 2014 se intentaron 56 y solo recuperaron el balón los equipos que lo buscaron en nueve ocasiones, para un acierto del 16 por ciento.

En 2013 hubo 60 patadas cortas y solo 12 fueron exitosas, para un 20 por ciento, incluidas tres de Atlanta que funcionaron (de seis), precisamente con Matt Bosher como pateador.

En 2012 los intentos fueron 58, con siete buenas, para un 12 por ciento; en 2011 fueron 54, de las que se convirtieron solo diez, y en 2010, nueve de las 52.

En lo que va del lustro el porcentaje de acierto ronda el 16 por ciento; es decir, una de cada 10 patadas tiene éxito, aunque no ha sido el caso de este 2015, donde van 18 sin que el equipo ofensivo haya recuperado el ovoide.

Además de Leones, Jefes, Pieles Rojas y Halcones, los otros equipos que lo han intentado en esta temporada han sido Bills de Búfalo, Osos de Chicago, Texanos de Houston, Jaguares de Jacksonville, Jets de Nueva York, Raiders de Oakland, Águilas de Filadelfia, Acereros de Pittsburgh, Halcones Marinos de Seattle, Bucaneros de Tampa Bay y Titanes de Tennessee.

Las probabilidades apuntan a que pronto en esta temporada, esta medida desesperada rinda frutos.