Panteras: aprender a ganar más allá de Cam

Carolina entendió, de la manera difícil, que no puede depender solo del quarterback, porque signfica marca negativa

Cam Newton, quarterback de las Panteras de Carolina
Cam Newton, quarterback de las Panteras de Carolina (AP)

Ciudad de México

Dos equipos muy distintos en solo unos meses. En febrero del 2016 las Panteras de Carolina estaban hablando de su experiencia de jugar el Super Bowl luego de completar una campaña de 15-1, teniendo como rival a los Broncos de Denver y su asfixiante defensiva. En diciembre de ese mismo año, su marca era de 4-8 y terminó con 6-10. Así de drástico fue el cambio.

¿Cómo pudo pasar algo tan grave cómo eso? Después de ser el campeón de la Conferencia Nacional, obviamente eran el rival a vencer, y lo hubieran sido, sino es porque Cam Newton jugó con problemas físicos y eso acabó con sus aspiraciones.

El equipo dependía totalmente de lo que su quarterback hiciera para tener éxito y la lesión les pasó factura. ¿Qué aprendieron de eso? Que deben quitarse la Newton-dependencia.

Por eso no sorprende que las primeras tres selecciones del Draft hayan sido a la ofensiva: un corredor, un receptor y un liniero. Con una ligera mejora en la línea, Newton tendrá más tiempo para buscar a su blanco favorito, Greg Olsen, y para que Jonathan Stewart y el novato y selección de primera ronda, Christian McCaffrey, tengan más huecos para correr, con lo que le quitan presión a Cam y disminuyen la cantidad de golpes que pueda recibir. Eso ya es un notable cambio.

¿Qué pasa en la defensiva? Pues ahí también tienen parte de la culpa de lo que pasó. Primero perdieron a Josh Norman y luego a Luke Kuechly por una lesión, dos bajas que hicieron que en lugar de ser el sexto equipo que menos puntos admitía por juego, en 2016 fuera el sitio número 26. Un cambio drástico y doloroso.

Julius Peppers regresa al equipo y aunque no es el defensivo dominante de antes, sigue siendo motivo de preocupación para el rival, y puede que les dé las 7.5 capturas que consiguió el año pasado con Green Bay.

Mario Addison será el hombre a seguir y las 9.5 capturas son su carta de presentación; además, los ojos van a estar puestos en Kawann Short, que tuvo una temporada dominante y se espera que sea algo similar o mejor, en su quinto año.

Con esos elementos vuelven al emparrillado sabiendo que algo bueno sacaron de su récord de 6-10: tienen un calendario no tan complicado.

Esas son buenas noticias. Empiezan el año frente a los 49´s de San Francisco, Bills de Búfalo y Santos de Nueva Orleans, duelos que con un desempeño al estilo 2015 serán triunfos. Además, más adelante se verán las caras con Chicago, Miami y Jets, otros equipos que les pueden dar tres victorias.

La clave es saber cómo van a reaccionar contra los otros dos acompañantes del pelotón. ¿Le pelearán al campeón de la NFC, Halcones de Atlanta? ¿Podrán hacer algo contra la defensiva de los Bucaneros de Tampa Bay?

Definitivamente, el bache en el que se metieron fue muy profundo y los cambios que realizaron ayudarán a que el barco no se hunda más, pero tampoco están en posición para volver al punto en el que estuvieron en 2015, y menos por el nivel en el que se encuentran sus rivales de división y otros equipos como Dallas, Gigantes, Green Bay, Seattle y Arizona. 

¡Asiste a "Raiders vs Patriots" NFL México! *Pagando con cualquier tarjeta