No oye y juega en la NFL

Derrick Coleman, corredor de los Halcones Marinos, superó muchos obstáculos para llegar a la NFL, pero el más pequeño de ellos fue su sordera, y eso inspiró la creación de un comercial

Trust Your Power - NFL's Derrick Coleman

Ciudad de México

Curiosamente la discapacidad que sufrió cuando tenía tres años de edad fue el obstáculo más pequeño que tuvo que sortear Derrick Coleman, corredor y jugador de equipos especiales de los Halcones Marinos de Seattle, quien está a un triunfo de llegar con su equipo al Super Bowl.
 
Coleman perdió el sentido del oído cuando era pequeño pero su pasión por los deportes no se perdió. De niño casi siempre fue menospreciado por su sordera, situación que no cambió mucho cuando creció. Después de muchos rechazos y de volverse común para él saber que el interés de muchos equipos desaparecía cuando sabían que era sordo, la Universidad de UCLA confió en él y jugó con ellos.
 
El sueño de llegar a la NFL no se cumplió cuando estuvo disponible para el Draft de 2012, ya que nadie lo eligió. Pero como agente libre firmó en la escuadra de prácticas de Seattle en 2012. Después de probarse en los entrenamientos, se quedó con el equipo y, aunque solo tiene dos acarreos para tres yardas en la presente temporada, está en el campo para bloquear y en los equipos especiales.
 
Coleman necesita aparatos auditivos para poder escuchar medianamente, ya que sin ellos solo escucha un leve bullicio, pero además de utilizar esos aparatos, también aprendió a leer los labios, así entiende perfectamente las indicaciones de sus coaches y compañeros.
 
La historia de Coleman fue destacada por la marca de pilas Duracell, que realizó un comercial inspirado en el jugador número 40 de los Halcones Marinos.