De la novatada que casi le cuesta la vida al Tri de Americano

Juan Francisco Espinoza, novato de Pumas CU que estuvo internado y que arriesgó su vida por el 'rito de iniciación' del equipo, habló con La Afición y repasó como fue su primera temporada con los auriazules

Juan Francisco Espinoza
Juan Francisco Espinoza (Alain Arenas)

CIUDAD DE MÉXICO

Sus primeras horas en Pumas CU no eran como las esperaba. Era su sueño pertenecer al equipo, según compartió en sus redes sociales. Sin embargo, una irresponsabilidad puso en peligro, no solo jugar su primera temporada de Liga Mayor en el equipo de futbol americano de la Universidad Nacional Autónoma de México, también arriesgó su propia vida.

Los días, las semanas y los meses han pasado. Juan Francisco Espinoza fue fuerte y sobrevivió a la novatada que tuvo que hacer para pertenecer a la escuadra universitaria. Luego, en el plano deportivo y sin la avalancha de medios de comunicación rondándolo, terminó siendo titular en el equipo y su desempeño lo llevó a la selección mexicana.

¿Cómo describes tu primera campaña en Liga Mayor?

Esta temporada me fue bastante bien, me gané mi puesto. Terminé con la titularidad en la final y ahora me colé con el representativo azteca. Estoy muy feliz de representar a México. Satisfecho con el trabajo en la temporada. Al principio tuve unos contratiempos. Pero en base de trabajo, disciplina se arreglaron las cosas.

¿Qué sentiste jugar tu primera final con Pumas CU?

La final en Monterrey, fue mi primer final en Liga Mayor. Ser titular fue una gran responsabilidad, para mí principalmente. Me enfoqué a mis labores, desafortunadamente no se pudo conseguir el campeonato. No quité el dedo del renglón. Ahora, ya estamos trabajando para la siguiente temporada para regresar el trofeo a casa.

¿Cómo te cambió la vida después de la novatada?
Todo ha cambiado bastante (lo dice pausado; pensativo). No es fácil. La vida me cambió trabajando y dejando todo atrás. He olvidado todo eso. Sigo viendo a futuro y trabajando en mi presente.

Nos detenemos. Hay que recordar la situación de Espinoza: Juan Francisco fue uno de los 15 jugadores de primer año que fue objeto de la 'novatada' de los jugadores veteranos. Ahí se le dieron golpes, fue expuesto a chorros de agua fría. También saltó de un trampolín y, por último, se le caracterizó de un Minion (un personaje de la zaga Mi Villano Favorito) con pintura en base en aceite de los pies a la cabeza, ignorando solo la zona genital. Luego, se le pidió que pidiera unas monedas en las calles de la Ciudad de México.

El liniero defensivo pasó todas las pruebas del 'rito de iniciación' al igual que sus colegas, pero él tuvo una reacción alérgica a los químicos de la pintura. Dos días después de la 'novatada', fue ingresado al hospital Adolfo López Mateos del ISSTE donde se le diagnosticó una neumonitis, provocada por una intoxicación. Los doctores que lo atendieron expresaron que su vida corrió peligro y lo sometieron a un procedimiento para retirar los compuestos de la piel y salvarle la vida. Lo hicieron y, después de cuatro días internado, le dieron el alta médica para devolverme algo más que la oportunidad de jugar futbol americano.

Ahora, con la temporada con Pumas CU ya concluida y ya con una representación en el seleccionado nacional en su curríuculum, Juan Francisco Espinoza habla acerca de su actuación, que significó su debut con la selección mexicana de futbol americano.

¿Cómo se dio tu llamado al Tri de Americano?

Con actitud, buen desempeño en el campo es como se ganan las cosas. Fue un partido muy importante y estoy feliz porque me consideraron titular.

Ahora representaste a la selección mayor de México. ¿Cómo manejaste los nervios de novato?

No es la primera selección en donde juego. Ya lo hice en la Sub 19. Los nervios siempre están, hay que saber controlarlos. La primera jugada siempre es así, luego se quita esa sensación y de ahí podremos manipular bien al rival.

Si pudieras definir en una frase tu 2015, ¿Cuál sería?

Difícil. Pero trabajando se logran las cosas y yo creo que con trabajo se consigue el éxito.