Miami, el Super Bowl del Centenario

El aniversario número 100 de la NFL coincide con el Super Tazón número 54 de la historia, designado en el área de Florida, zona que ha albergado más veces la final


Miami se convertirá en el área que más veces ha albergado el Gran Juego de la NFL con once ocasiones
Miami se convertirá en el área que más veces ha albergado el Gran Juego de la NFL con once ocasiones (Tomada de Twitter)

Ciudad de México

Cuando la NFL hizo el anuncio de los próximos Super Tazones del 2019 al 2021, designo a la zona de Miami como la casa del quincuagésimo cuarto Gran Juego de la liga, en una elección donde la ciudad superó a Tampa.

Así, la zona se convirtió en la sede de la temporada número 100 de la NFL y la que más ocasiones ha albergado la final con diez ediciones anteriores (1968, 1969, 1971, 1976, 1979, 1989, 1995, 1999, 2007 y 2010) debido a su clima cálido y las instalaciones con las que cuenta, pues tanto el Miami Orange Bowl como el Sun Life Stadium albergaron cinco partidos decisivos cada uno.

Super Bowl II

El duelo tuvo como protagonistas a los Empacadores de Green Bay, campeones de la NFL, y los Raiders de Oakland, miembros de la extinta AFL.

Los Packers se proclamaron bicampeones con un marcador de 33-14, lo que posicionó al entrenador Vince Lombardi como uno de los mejores en la historia de la liga.

Además, el mariscal de campo Bart Starr fue nombrado jugador más valioso del encuentro por segunda ocasión gracias a sus 202 yardas y un touchdown por aire

Super Bowl III

De nueva cuenta en el mismo estadio, ésta fue la primera final en utilizar el nombre que se le conoce hoy en día, enfrentó a los Jets de Nueva York de la AFL y a los Potros de Baltimore, con victoria de los primeros 16-7.

En este Super Domingo, el único disputado por la franquicia neoyorquina, el quarterback Joe Namath fue reconocido como el más valioso del encuentro.

Super Bowl V

A partir de aquí la NFL y la AFL ya estaban fusionadas para conformar la liga que conocemos hoy en día. A su vez, se dividió en la Conferencia Nacional y la Conferencia Americana.

Una vez más, los Potros llegaban al Gran Juego con Johnny Unitas bajo el mando. En esta ocasión, se proclamarían campeones a costa de los primerizos Vaqueros de Dallas en un juego cerrado 16-13.

Sin embargo, Chuck Howley de la Estrella Solitaria fue reconocido como el jugador más valioso del encuentro gracias a sus dos intercepciones y jugadas clave para los texanos, convirtiéndose en el único atleta en ser reconocido con este honor pese a no haber ganado.

Super Bowl X y XIII

Estos dos juegos pasarían a la historia al tratarse de los dos primeros enfrentamientos de los Acereros y los Vaqueros, dos de los conjuntos con más afición en el planeta.

En ambas ocasiones, los Steelers se coronaron campeones de la NFL al derrotar a sus rivales 21-17 y 35-31; con destacadas participaciones de Lynn Swann y Terry Bradshaw, jugadores más valiosos en cada edición.

Super Bowl XXIII

Uno de los más recordados por la histórica serie ofensiva de 92 yardas en once jugadas que realizó Joe Montana para darle la victoria a los 49ers de San Francisco 16-20 frente a los Bengalíes de Cincinnati.

Jerry Rice, histórico receptor de los gambusinos, fue el MVP con once recepciones para 215 yardas, un récord en el Super Domingo.

Super Bowl XXIX

Este juego, inédito al enfrentar a dos equipos del estado de California, representó el quinto y último campeonato ganado hasta este momento por los 49ers, que de la mano de Steve Young, un mariscal de campo corredor que fue nombrado el hombre del partido, se impusieron 49-26 a los Cargadores de San Diego, que llegaban por primera vez a la final.

Super Bowl XXXIII

Otro equipo primerizo se hacía presente en la final, esta vez se trataba de los Halcones de Atlanta, que poco pudieron hacer para evitar que los Broncos de Denver consiguieran el bicampeonato con un marcador de 34-19.

Además, el juego pasó para la historia al ser el último en la carrera de John Elway, mariscal del conjunto de Colorado que se retiró como el más valioso del encuentro.

Super Bowl XLI

Tras 36 años de ausencia, los Potros, ahora de Indianápolis, llegaban al partido decisivo de la mano de su quarterback estrella Peyton Manning, quien comandó al equipo para superar 29-17 a los Osos de Chicago, que volvían al Gran Juego 21 años después.

El jersey número 18 completó 25 de 38 pases para 247 yardas y quedó parejo 1-1 en touchdowns e intercepciones.

Super Bowl XLIV

La última vez que Miami recibió el Super Bowl fue en 2010, cuando los dos mejores equipos de la liga se enfrentaban en un hecho que no ocurría desde la vigésima octava edición.

En esta ocasión, Peyton Manning y los Potros regresaban con marca de 14 ganados y dos perdidos, mientras los Santos de Nueva Orleans, novatos de Super Tazón, llegaban de la mano de Drew Brees con 13 victorias y tres descalabros.

Con 31 puntos anotados contra 17 recibidos, los Saints se proclamaban campeones por primera vez en su historia, una victoria que había sido dedicada a las víctimas del Huracán Katrina de 2005.