Bears: Con Cutler y sin Forte

Pasan los años y los Osos insisten en que con este pasador alcanzarán grandes alturas, aunque ya no tendrán en sus filas a uno de sus baluartes ofensivos

Jay Cutler, mariscal de campo de los Osos de Chicago
Jay Cutler, mariscal de campo de los Osos de Chicago (AP)

Ciudad de México

Con opiniones encontradas, entre apoyo y críticas de su afición, Jay Cutler está listo para comenzar su octava temporada como líder de la ofensiva de los Osos de Chicago. Un muchacho talentoso, pero que no ha podido establecerse como un quarterback estelar, aunque en su momento la directiva de los Bears confió abriéndole la cartera al ofrecerle el 2 de enero de 2013 una extensión de contrato por siete años y 126 millones de dólares, 54 de ellos garantizados. Pero los resultados no llegan.

Desde luego que no toda la responsabilidad es de él, sin embargo, en una posición tan mediática, los reflectores siempre estarán en el quarterback. En este receso el gerente general Ryan Pace tuvo palabras de aliento para Cutler: “Ha disminuido los errores, cada vez es más atlético y sabe extender bien las jugadas, gracias a su velocidad y buen movimiento de pies. Además, hizo mucho en un equipo en donde sus receptores estuvieron lesionados”.

Y la misma confianza la tiene el coach John Fox, quien además se siente optimista de que ya con el equipo completo, y una defensiva reforzada por buenos agentes libres, Chicago pueda competir y presumir su primera victoria en playoff s desde 2010.

Volviendo con Cutler, en el certamen reciente tuvo apenas 11 intercepciones y presumió el rating más alto de su carrera con 92.3.

Una buena noticia para él, es que el hospital en que se convirtieron sus receptores titulares en 2015, ya todos fueron dados de alta, de ahí que se esperan buenos números de Alshon Jeffery, Kevin White y Eddie Royal. Mientras que para cubrir la partida de Martellus Bennett, el ala cerrada Zach Miller tendrá más protagonismo, tiene buenas manos, pero no es un buen bloqueador.

En el backfield extrañarán a Matt Forte, quien se fue luego de ocho temporadas, en las cuales tuvo 2,035 acarreos, amén de participar mucho como receptor. En su estancia, se involucró en el 29% de las jugadas de los Osos. Ahora, el paquete lo tendrán Jeremy Langford y Ka’Deem Carey, quienes ente ambos acumulan 227 carreras. Al tiempo.

En la línea ofensiva, la llegada del tacle Bobby Massie, provocará que Kyle Long se mueva como guardia, lo cual brindará dos buenos bloqueadores.

A la defensiva, el coordinador Vic Fangio ha hecho un gran trabajo. En su primer año con los Osos, la defensiva contra el pase pasó del lugar 30 al cuatro, y la total del 30 al 14. Buen progreso, aunque todavía hay que mejorar en el robo de balones, pues apenas tuvieron 17 en 2015.

Entre los hombres a seguir destaca el arribo de los linebackers Danny Trevathan y Jerrell Freeman, quienes apuntalarán a una muy sólida unidad, donde también aparecen Pernell McPhee y Lamarr Houston, líder en capturas del equipo.

En la secundaria no hay de qué preocuparse. Con Tracy Porter y Kyle Fuller como esquineros, este último excelente en la cobertura hombre a hombre.

Y en los equipos especiales, el veterano Robbie Gould es garantía bajo presión. Atinó el 84.6% de sus goles de campo el certamen pasado.

Si Cutler ahora sí da el estirón, compensan la salida de Forte y la defensiva sigue al alza. Los Osos dejarán de hibernar y serán competitivos.