Gigantes y la aduana de Green Bay

Una de las paradas que ya se han vuelto comunes para los ‘G-Men’, por lo menos en el camino a sus últimos dos Super Tazones, ha sido el Lambeau Field, estadio que volverán a visitar este domingo


Ciudad de México

Una de las aduanas que los Gigantes de Nueva York han tenido que librar para forjar el camino hacia sus últimos dos títulos de Súper Tazón ha sido –justamente- el Lambeau Field de Green Bay, la casa de los Empacadores.

De nueva cuenta, estos dos equipos se medirán en este mismo escenario, lo que nuevamente pone a la especulación la posibilidad para que los de la ‘Gran Manzana’ vuelvan a forjar un nuevo camino al Super Bowl, desde una posición que no es rara para ellos.

TE RECOMENDAMOS: ¿Quiénes podrían ganar la ronda de comodines de la NFL?

Juego por el Campeonato de la NFC del 2007

Ambos conjuntos se midieron en la semana 2 de la campaña del 2007, en el antiguo Giants Stadium. Los Empacadores, comandados por Brett Favre, le propinaron su segunda derrota de aquella campaña a los Gigantes de Eli Manning, al superarlos 35-13.

Tuvieron que pasar más cuatro meses para que se volvieran a ver las caras. En esta ocasión era por el juego de campeonato de la NFC, para dirimir el pase al Super Bowl XLII.

Tras haber eliminado a Tampa Bay y a Dallas, los Gigantes -como equipo comodín- fueron al Lambeau Field para vencer en tiempo extra 23-20 a los Empacadores de Green Bay, esto luego aprovechar un pase interceptado del esquinero Corey Webster a Brett Favre, que posteriormente fue capitalizado por Lawrence Tynes con gol de campo ganador.

Dicho enfrentamiento también fue marcado por las condiciones tan extremas que ofreció el clima, ya que fue jugado a -20° Centígrados y con un factor congelación de -31, además de ser el último del 'Comandante' Favre con el jersey de Green Bay.

Dos semanas después, los Gigantes derrotaron, en Glendale, a los invictos Patriotas de Nueva Inglaterra 17-14 en el Súper Bowl XLII.

TE RECOMENDAMOS: Vive las acciones del encuentro, Gigantes vs. Empacadores

Ronda Divisonal del 2011

Cuatro años después, en la campaña de 2011, los Green Bay y Nueva York se volvieron a encontrar en par de ocasiones.

En la primera, los Empacadores, como los campeones defensores del Super Bowl XLV, vencieron 38-35 a los Gigantes en la semana 13 de ese año.

Con récord de 15-1, con Aaron Rodgers como MVP, con la mejor marca global y como máximos favoritos para defender su título, Green Bay recibió a Nueva York en el Lambeau Field, en duelo correspondiente a la ronda divisional.

En condiciones exactamente iguales a las vividas 4 años atrás, los dirigidos por Tom Coughlin se volvieron a imponer a los pupilos Mike McCarthy, esta vez por un marcador mucho más amplio, 37-20.

Ocho días más tarde, los Gigantes, otra vez como visitantes, en San Francisco, bajo condiciones extremas, vencieron 20-17 -en tiempo extra- a los 49ers, con lo que terminarían de labrar su camino al Super Bowl XLVI en Indianápolis, mismo en donde volvieron a derrotar a los Patriotas de Nueva Inglaterra.

TE RECOMENDAMOS: La venganza de los Texanos de Houston; eliminan a los Raiders de Oakland en playoffs

POSICIÓN CONOCIDA

Los últimos dos títulos de los Gigantes de Nueva York (2007 y 2011) se han caracterizado por el ascenso que el equipo tiene sobre el cierre de la temporada regular, mismo que se cristaliza en los Playoffs y que los termina llevado desde la ronda de comodín hasta ganar el Súper Tazón.

2007- #5 en la siembra de la NFC (10-6)

Ronda de Comodín: Ganó vs. Tampa Bay (24-14).

Ronda Divisional: Ganó vs. Dallas (21-17).

Juego de Conferencia: Ganó vs. Green Bay (23-20).

Súper Tazón XLII: Ganó vs. Nueva Inglaterra (17-14).

2011- #4 en la siembra de la NFC (9-7)

Ronda de Comodín: Ganó vs. Atlanta (2-24).

Ronda Divisional: Ganó vs. Green Bay (37-20).

Juego de Conferencia: Ganó vs. San Francisco (20-17).

Súper Tazón XLVI: Ganó vs. Nueva Inglaterra (21-17).

Hasta el momento, sólo los Jefes de 1969, los Raiders de 1980, los Acereros del 2005, los Gigantes del 2007 y los Empacadores del 2010 son los únicos equipos que han librado toda la postemporada como visitantes y que al final han ganado el Super Bowl.