Los Patriotas visitan a Donald Trump en la Casa Blanca

El conjunto de Nueva Inglaterra se convirtió en la primera franquicia deportiva que el presidente estadunidense recibe en Washington D.C.

Ciudad de México

Los Patriotas de Nueva Inglaterra, campeones de la NFL, visitaron a Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, en la Casa Blanca, convirtiéndose en el primer equipo deportivo que visita la residencia presidencial en la era del actual dirigente estadunidense

Con la presencia de Robert Kraft, dueño de la franquicia, Bill Belichick, entrenador en jefe y varios jugadores del conjunto de Foxborough, el presidente estadunidense realizó el homenaje a los campeones del Super Bowl LI, quienes vencieron a los Halcones de Atlanta 34-28, tras ir perdiendo el partido durante los tres primeros periodos con una desventaja 28-3 y felicitó a los campeones, quienes pusieron en exhibición los cinco trofeos Vince Lombardi que han ganado a lo largo de su historia.

Kraft le entregó un jersey personalizado a Donald Trump con el número 45, cifra en referencia a su sitio como cuadragésimo quinto presidente de los Estados Unidos.

Seis jugadores tuvieron que declinar la invitación, encabezados por el mariscal de campo Tom Brady, quien argumentó que no podía asistir debido a que necesitaba solucionar un “asunto familiar”; el corredor LeGarrette Blount, quien argumentó que “no se sentía bienvenido ahí”; el ala defensiva Chris Long, que faltó por decisión propia; el linebacker Dont'a Hightower, quien señaló que ya había visitado la Casa Blanca cuando ganó el campeonato colegial con la Universidad de Alabama; el ala cerrada Martellus Benett, quien tras finalizar el Super Bowl LI, aseguró que ama México y está en desacuerdo con las políticas de su actual presidente; y el esquinero Devin McCourty, quien al igual que “no se sentía aceptado” ahí.