Jugador de Eagles invita al Super Bowl a ex preso

Malcolm Jenkins, profundo de Filadelfia y activista social, le regaló un boleto a Kempis Songster, quien fue liberado tras 30 años bajo las rejas por un asesinato que cometió de adolescente

Malcolm Jenkins, safety de los Eagles y activista social
Malcolm Jenkins, safety de los Eagles y activista social (Reuters)

Minneapolis

Kempis Songster, un hombre liberado hace poco más de un mes de una prisión de máxima seguridad, tendrá la oportunidad de asistir al Super Bowl 52 con un pase cortesía del safety de los Eagles de Filadelfia, Malcolm Jenkins.

Los Eagles se enfrentan el domingo 4 de febrero a los Patriots de Nueva Inglaterra en el Super Bowl 52, en Minneapolis.

La fortuna de Songster se inició cuando Jenkins, activista social y finalista al premio Walter Payton al Hombre del Año por su trabajo voluntario y de caridad, hizo una visita el año pasado a la prisión de Graterford como parte de su educación para comprender mejor el sistema de justicia penal.

"Hace unas semanas vi un artículo que decía que (Songster) saldría (de la cárcel), y quería hacer algo especial para él", declaró Jenkins al Daily News.

"Sabía que Songster se había dedicado a una vida de servicio y que está tratando de devolver lo que le ha quitado a la sociedad. Tiene talento, ideas, y vi que estamos tratando de lograr lo mismo cuando hablamos de reformar y sanar nuestras comunidades", agregó.

Jenkins como finalista al Premio Payton por su trabajo con la Coalición de Jugadores que influyó en una promesa de casi 100 millones de dólares de la NFL para ayudar a grupos comunitarios y organizaciones de justicia social, recibió dos boletos para el Super Bowl.

"Cuando obtuve esos boletos, él fue la primera persona que se me vino a la mente", dijo Jenkins.

"Normalmente sé que las personas dan esos boletos a niños o personas que pueden estar enfermas o que son merecedoras, pero quería dar un ejemplo de que a veces podemos pensar de manera diferente y escucharnos unos a otros, así que qué mejor plataforma que el Super Bowl para demostrarlo", indicó.

Songster, de 45 años de edad, estuvo preso durante 30 años por un asesinato que cometió cuando era adolescente.

Recibió cadena perpetua en 1988 por matar a Anjo Pryce, de 17 años, en Filadelfia, pero su sentencia fue interrumpida luego del fallo de la Corte Suprema hace dos años que encontró que las sentencias de cadena perpetua automáticas para menores de edad son inconstitucionales. Songster fue liberado el 28 de diciembre del año pasado.