Les ha llegado su tiempo de Brillar

El arribo de Suh y un Tannehill motivado por su nuevo contrato, pueden devolverle a Miami el protagonismo.


Elementos de los Delfines de Miami en un entrenamiento
Elementos de los Delfines de Miami en un entrenamiento (AP)

Ciudad de México

No habrá tiempo de excusas en el sur de la Florida. Hay talento de sobra, profundidad en el roster y las condiciones en la división son las óptimas para que los Delfines de Miami puedan irrumpir como protagonistas de la Conferencia Americana.

El equipo del coach Joe Philbin sacudió a la NFL con sus adquisiciones durante la temporada baja. Contrató al tacle defensivo Ndamukong Suh, quien fue el agente libre más codiciado en 2015. Y su impacto se ha reflejado desde los scrimmages iniciales.

Y el ex jugador de Detroit está consciente del peso que debe de tener en el campo. “No voy a sentarme y mentirles, si tú tienes cerca a miles de personas frente a ti observándote, clamando tu nombre, definitivamente tienes que darles algo de vuelta. Quieres darles algo qué celebrar”, expresó Suh a la prensa estadunidense.


La importancia de Ndamukong para los Delfines va más allá de lo vistoso que resulta para los aficionados. Ayudará a la defensiva terrestre del equipo, que fue la 24 en la NFL y auxiliará a la defensiva aérea, al ser un excelente caza mariscales. Ya dio pruebas de ello.

En la sesión de entrenamientos del viernes pasado, él y la defensiva arrinconaron cinco veces a la ofensiva dentro de su zona roja.

Es un verdadero alivio para el mariscal Ryan Tannehill no tenerlo como rival. En lo que sí deberá estar ocupado Tannehill es en mantener al ataque de Miami bien aceitado.

Para los Delfines sería inadmisible tener otro año fuera de la postemporada y sin que el egresado de Texas A&M no presuma un 2015 destacado.

Todos los ojos están sobre él, debido a que acordó una extensión de contrato de 96 millones de dólares por seis años; es decir, los Delfines firmaron a un quarterback que no ha tenido apariciones en playoffs por un contrato multianual.


Ryan debe demostrar su valía en el campo, y no guiando una plantilla con jugadores estrella, pero sí con personal eficiente. En el periodo entre campañas cubrieron la partida del receptor Mike Wallace a Minnesota, con Kenny Stills y Gregg Jennings, quienes llegaron de Nueva Orleans, y de los mismos Vikingos.

Además, contarán con el ala cerrada Jordan Cameron, quien brilló en su paso por los Browns. Y si aún queda duda de que los Delfines son un equipo con serias aspiraciones de postemporada, solo hay que mirar el estudio de la Universidad de Harvard, el cual arroja que la escuadra de la Florida tiene un 77% de posibilidades de meterse a los playoffs.

Una institución que ha tenido 75 egresados premios Nobel no se arriesgaría a dar un pronóstico mal fundamentado, ¿cierto?.