Lions: Sobrevivir sin Megatron

Si pretende competirle a Vikingos y Empacadores, Detroit deberá llenar el hueco de uno de los receptores más dominantes, y también mejorar la carrera

Matthew Stafford
Matthew Stafford (AP)

Ciudad de México

La vida sin Calvin Johnson no será fácil para los Leones de Detroit, escuadra que no pudo reponerse de un pésimo inicio de 1-7 en el certamen anterior y aunque cerró bien, terminó con marca negativa y fuera de playoffs. Megatron se convirtió en uno de los receptores más dominantes de la Liga, de ahí que sorprendiera el anuncio de su retiro después de permanecer nueve años en la NFL.

Pero esto sigue y no hay más que trabajar para el coach Jim Caldwell, quien estuvo cerca de ser removido por el nuevo gerente general, Bob Quinn, quien le dio un voto de confi anza para la que será su tercera campaña en esta legendaria organización que no sabe lo que es ganar un partido de playoff s desde 1991.

Caldwell confía en que trabajando desde el inicio, el coordinador ofensivo Jim Bob Cooter (asumió el cargo a la mitad del concurso pasado), ayudará a balancear un ataque que solo sabe lanzar el balón.

Como líder se mantendrá Matthew Stafford, un muchacho con mucho talento, pero que no termina por dar el estirón y comete errores graves en momentos importantes. Cooter desea que los números de su QB en los últimos ocho juegos del 2015, los mantenga los 16 partidos, toda vez que cerró con 19 TD, dos intercepciones, 70% de pases completos y un rating de 110.8.

Para cubrir la salida de Calvin Johnson, la directiva firmó en la agencia libre a Anquan Boldin, Marvin Jones y Andre Caldwell, siendo los dos primeros llamados a conformar el trío titular junto a Golden Tate, quien viene de su segundo año con 90 recepciones. De igual manera, se espera que el ala cerrada Eric Ebron reciba más balones y demuestre su valía. Sin duda, un circo aéreo que promete.

 El problema es que no hay balance, ya que por tierra Detroit fue el peor ataque de la Liga con apenas 83.4 yardas por partido. De ahí que habrá que exigirle más a Ameer Abdullah, quien formará el tándem junto con Theo Riddick, quien en 2015 lució más por pase al atrapar 80 envíos. Para preocupar que desde 1999, solo cuatro corredores de los Leones han superado las mil yardas.

Por más movimientos que ha hecho la directiva en los últimos años, la línea ofensiva es un dolor de cabeza. Para apuntarla llega Geoff Schwartz, así como el tacle Taylor Decker, su primera selección del Draft. Se espera que con ellos haya más huecos terrestres y disminuyan las 89 capturas permitidas en las dos recientes temporadas.

La defensiva es competente y si está sana mejorará mucho. En los frontales destaca Ziggy Ansah, uno de las mejores alas defensivas de la Liga, y líder en capturas del equipo con 14.5. Entre los linebackers se espera el regreso de DeAndre Levy, quien se perdió casi toda la campaña por una lesión en la cadera, mientras que Tahir Whitehead tomará el lugar de Stephen Tulloch.

En el perímetro destaca el esquinero Darius Slay, de los mejores en su posición, así como Glover Quin, quien robó cuatro balones en 2015.

Entre los equipos especiales, Matt Prater (goles de campo) y Sam Martin (despejes) son garantía.

Si la defensiva eleva su nivel y por tierra se balancea el ataque, los Leones competirán, de lo contrario ligarán años perdedores.