Las claves para definir el juego entre Raiders y Texanos

Un gran duelo de estrategias es el que se presentará en el Estadio Azteca entre el equipo #2 y #3 de la Americana, quienes presentan fortalezas y debilidades que resultarán en un choque nivelado


Brock Osweiler y Derek Carr
Brock Osweiler y Derek Carr (Reuters )

Ciudad de México

Estos son los puntos en los que se puede marcar la diferencia en el resultado del Juego de Lunes por la Noche:

EL RETO DEL JUEGO AÉREO

Raiders tiene a uno de los mejores tandems de receptores en la NFL en Michael Crabtree y Amari Cooper. Son los blancos favoritos de Derek Carr (quien le ha enviado pase a otros 12 jugadores más), y las mil 439 yardas y ocho pases de touchdown atrapados que suman este par es la muestra de ello. Carr tiene dos mil 505 yardas por aire, con 17 pases de anotación y solo tres intercepciones. Para nadie es un secreto que Raiders tiene una ofensiva aérea explosiva y que le ha dado muchos frutos, siendo los sextos mejores por aire al promediar 273 yardas por juego, pero los Texanos se presentan con una de las mejores defensiva contra el pase. El equipo apenas permite 197 yardas promedio por juego y solo le han anotado ocho veces por pase, lo que se convierte en un gran reto para Carr. La defensiva de los Texanos es fuerte en esta área y hará que el QB de los Raiders padezca y no tenga una noche de más de 250 yardas.

¿NO PUEDEN POR AIRE? NO HAY PROBLEMA

Raiders sabe lo qué le espera con la defensiva secundaria de los Texanos pero la va a retar para ver qué tanto daño puede hacerles. En caso de que resulte complicado encontrar oportunidades para lanzar, la escuadra de California tiene la solución para no ser borrados. En la Semana 9 enfrentaron a los Broncos de Denver y su feroz defensiva encabezada por Von Miller, y al ver que les era difícil mover la bola, cambiaron el plan de juego dándole más el balón a sus corredores. Dominaron el tiempo de posesión, hicieron daño y ganaron, terminando con 218 yardas totales vía terrestre frente a solo 179 por aire. Si por pase tienen el material para ser exitosos, por tierra cuentan con tres corredores confiables. Al titular Latavius Murray se le suman DeAndre Washington y Jalen Richard, quienes dan una balance para correr con tres características distintas, y además son muy explosivos: suman nueve jugadas de 20 o más yardas en la temporada.

EVITAR ERRORES

Houston cuenta con una defensiva que los tiene dentro del juego pero su Talón de Aquiles es el ataque. La ofensiva de los Texanos es la #29 en puntos promedio (17.9), la #32 en yardas por aire (187) y la #5 en ataque terrestre (121 yardas), por ello, será clave no solo tratar de sacar provecho de su ofensiva por tierra sino que es fundamental no perder el balón. El conjunto de Texas tiene un patético -5 en diferencial de balones perdidos y recuperados, ya que solo han robado ocho y han regalado 13. Uno de los puntos más importantes es no equivocarse por aire, ya que han sufrido nueve intercepciones. Los Texanos perdieron al menos un balón en los primeros ocho juegos de la temporada, yéndose en blanco solo en el último, que fue frente a Jacksonville. Frente a Kansas City y Nueva Inglaterra sufrieron tres pérdidas.

JUEGO DE PATEADORES

Este encuentro puede cargarse de un lado por el trabajo que hagan o dejen de hacer sus pateadores: Sebastian Janikowski (Oakland) y Nick Novak (Houston). Ambos tendrán la oportunidad de buscar goles de campo lejanos gracias a la altura que existe en la ciudad de México. Houston ha acertado tres goles de campo más que Oakland, 19 frente a 16, y ha fallado uno menos (cinco contra seis). Luego de una jornada dominical donde se fallaron 12 puntos extras, en este aspecto no hay mucha diferencia. Raiders ha estado perfecto acertando los 23 intentos que ha tenido mientras que Houston tiene 14 aciertos en 15 patadas.

ENTRE MÁS LEJOS, MEJOR

Los pateadores de despeje también podrán tener una buena noche por la altura de la ciudad, con lo que el trabajo que hagan puede marcar el desarrollo del juego. Houston ha padecido mucho en esta parte de los equipos especiales ya que es al equipo que más patadas les han regresado (28) y es el que más yardas ha permitido por esta vía con 326. Además, apenas tiene 16 de sus despejes que han terminado dentro de la yarda 20. El promedio de distancia que tienen es de 48.2 y Raiders 48.4, con 233 yardas permitidas en total. Texanos en promedio arranca sus ofensivas desde la yarda 28 mientras que Raiders lo hace desde la yarda 30.