El histórico último rodeo de Peyton

Las Panteras de Carolina fueron sinodal inigualable para unos Broncos de Denver que contaron con uno de los últimos 'cowboys' de leyenda, aún en activo, de la NFL: Manning coronó su carrera con dos Vince Lombardi 

Peyton Manning
Peyton Manning (Reuters )

CIUDAD DE MÉXICO

Se lo dijo a Bill Belichick después de vencer a los Patriotas de Nueva Inglaterra en la Final de la Conferencia Americana, donde, también, se despidió, de manera simbólica y deportiva, de Tom Brady, su rival de leyenda: "escuche (Bill), éste podría ser mi último rodeo"; sin embargo, Peyton Manning, durante la semana del Super Bowl 50, no quiso ahondar en su eventual adiós de los emparrillados.

Dieciocho años en la NFL, dos anillos de campeón, después de su victoria de esta noche ante las Panteras de Carolina de Cam Newton en el Levi's Stadium; el otro, con los Potros de Indianápolis (fue reclutado en la primera selección del Draft 1998), trayectoria que, parece, tiene su cerrojazo en el 'partido grande'.

"Será el cuarto en que juegue Peyton. Ciertamente podría ser su último, así que trataremos de disfrutarlo", frase de su padre Archie Manning, quien, la víspera, se unió a su hijo en el manto de misterio que envuelve su despedida profesional. "Él tiene casi 40 años y ha tomado siempre buenas decisiones".

En Nueva Orleans, un 24 de marzo de 1976 nació Peyton, quien pasó por la Isidore Newman High School, se enfrentó a un contrincante en forma, un Cam Newton en vía de ocupar un privilegiado lugar en la historia de los pasadores-corredores de la NFL.

Sin embargo, alguien que "nunca en su vida había estado en el banquillo", dijo Archie, como lo pasó Manning después de una fascitis plantar a media campaña, el sortear obstáculos en el ocaso de su carrera se convirtió en su mantra: regresó, tal vez, para una última aparición. Su broche de oro fue en el Súper Domingo de medio siglo de NFL.

"Espero que él pueda ganar ese partido; si decide retirarse, lo hará tras llegar a lo más alto", aliento de Eli, su hermano, también poseedor de un anillo NFL, que se hizo realidad.

"En defensa, hemos dejado la piel durante todo el año", así se refirió el coach de Denver Gary Kubiak una vez que selló el pase al Super Tazón, y fue esa piel a la que un veterano Manning se aferró para apuntalar una trayectoria que incluyó también una supuesta acusación de uso de sustancias dopantes, concretamente hormona del crecimiento humano (HGH).

"Lo que hayas hecho en el pasado no importa, la clave es lo que hagas en el presente en el campo de juego", palabras de un Peyton sobrio y sin líos para su equipo durante las comparecencias ante la prensa en la semana previa al SB, madurez con la que se retirará, sea el día que sea.

Su palmarés: 14 Pro Bowls, 7 ocasiones al equipo All-Pro; 5 veces el Jugador Más Valioso (MVP) de la Liga, aderezado con sus 71 mil 940 yardas por aire, 539 touchdowns de por vida, sin olvidar sus coronas del Súper Domingo: 2006 y 2016.

"El pasado no es un factor clave para que ganes o pierdas", y no lo fue para Peyton en su último rodeo, el jinete de que se meterá al Salón de la Fama de manera unánime, así lo avala su trayectoria.