Los guardaespaldas de Peyton

Manny Ramírez y Louis Vasquez son dos jugadores de descendencia mexicana que forman parte de la línea ofensiva que hizo de Peyton Manning el quarterback menos capturado en la temporada y uno de los menos golpeados.



Manny Ramírez: "Es una bendición jugar con Peyton" (La Afición)

NUEVA YORK, Estados Unidos

Manuel y Luis son dos de los cinco guardaespaldas que han cuidado durante toda la temporada a Peyton Manning, y que lo hicieron el mariscal de campo menos capturado de la NFL. Ramírez y Vasquez formaron parte de la línea ofensiva de los Broncos de Denver formando una dupla de sangre mexicana que estará en el centro de la acción el domingo a un triunfo de ser campeones de la NFL.

Cumpliendo el rol de centro y guardia derecho, el número 66 y 65 son parte de la columna vertebral que mantuvo a Manning lejos de los ataques de los linieros defensivos y de los linebackers rivales, dejando que solo fuera capturado 20 ocasiones en la campaña regular y ni una sola ocasión en dos duelos de playoffs. Además, solo dejaron que recibiera 54 golpes, el tercero menos agredido de la liga.

“Es un honor poder estar aquí y saber que la gente latina te ve distinto, se sienten identificados contigo, y es un privilegio tener ese apoyo porque a uno lo motiva el saber que los niños te ven como una inspiración en todos los aspectos de la vida y eso no se cambia por nada”, explicó Vasquez, nacido en Corsicana, Texas, pero cuya mamá es de Tijuana.

El trabajo en Denver de la dupla Ramírez-Vasquez no es inédito, ya que el par de linieros se reencontró en la NFL luego de haber sido compañeros en la Universidad de Texas Tech en 2005. Ramírez es parte de los Broncos desde 2011 y se ganó el puesto de centro titular tras la lesión de Dan Koppen en la pretemporada, justo el tiempo donde volvió a tener a su lado a Vasquez, quien llegó como agente libre tras haber jugado con los Cargadores de San Diego de 2009 a 2012.

Los apellidos de Ramírez-Vasquez siempre son leídos muy de cerca por un futuro miembro del Salón de la Fama, el número 18 de los Broncos, Peyton Manning, un jugador que cambia por completo el significado de proteger al quarterback.

“No hay forma de negar que es un jugador legendario porque sus números hablan y creo que es el mejor quarterback de la historia, por eso me encanta el poder estar jugando con él, es algo que pocos, muy pocos pueden presumir”, reflexionó Vasquez, quien también fuera guardaespaldas de Philip Rivers.

Pero como si la responsabilidad de Louis no fuera suficiente, Ramírez no solo tiene que evitar que la bolsa de protección sea traspasada, sino que es el jugador que más coordinación debe de tener con Manning, ya que de su mano sale el balón directamente para Peyton para iniciar la acción.

“Es una bendición ser el jugador encargado de mandarle la bola cada jugada. Este año ha sido un sueño grande el jugar con él toda la temporada y saber que él estaba detrás de mí”, compartió Ramírez, el centro titular de los Broncos, quien confirmó que no solo debe de estar físicamente apto para cumplir con la responsabilidad en esa posición. “Mentalmente también es un gran reto porque sabemos que Peyton constantemente cambia las cosas y debo de sincronizarme con él al nuevo conteo, un trabajo que solo se logra con mucha práctica”.

El llegar a un Super Bowl es una oportunidad que contados jugadores logran alcanzar, por eso mismo, estar a cinco días de saltar al campo del estadio MetLife con un jugador que es más que un solo compañero, resalta la experiencia que viven los egresados de Texas Tech.

“Tener la oportunidad de poder jugar con tu hermano es algo totalmente increíble”, detalla Manny, nacido en Houston, Texas pero de papás tamaulipecos. “Hemos convivido mucho fuera del campo, aunque somos diferentes, hemos tenido una muy buena relación como compañeros dentro y fuera del campo”.

El tener historias de vida similares hizo que dentro del deporte se les ligara con uno de los primeros atletas de la NFL de sangre mexicana que actualmente forma parte del Salón de la Fama del futbol americano: Anthony Muñoz.

“Cuando llegué a la prepa me empezaron a llamar Muñoz, por Anthony, aunque en ese tiempo no sabía quién era. Un coach me  dijo que no estaba bien que no supiera quién era y me hizo escribir un ensayo sobre él, y cuando lo hice me di cuenta de llegado de Muñoz y me llenó de orgullo el que me dijeran así. Fue en el verano cuando apenas lo conocí y fue especial ver que es la misma persona que pensé que era cuando leí sobre él”, profundizó Ramírez, mientras Vasquez mencionó al exliniero de los Bengalíes de Cincinnati como uno de los jugadores de la NFL que admiraban.

“A mi familia le gusta el boxeo y solíamos ver a Oscar de la Hoya, y en el futbol americano Anthony Muñoz se convirtió en una referencia para nosotros, él cambio la forma de ver el americano para nosotros”, detalló Louis.

El domingo los Broncos buscan llevarse su tercer trofeo Vince Lombardi a sus vitrinas, pero primero desde 1999, y el plan ideal para ellos es que el último centro que se dé en el Super Bowl salga de la mano de Ramírez.

“La mentalidad que tenemos es ser los últimos en tener la bola, nosotros queremos terminar con el ovoide en las manos, y mucho mejor si es solo para poner la rodilla en el suelo para acabarse el reloj”.

 

FRASES


“Antes del juego yo creo que voy a estar un poco nerviosopor el significado que tiene”


“(Manny) ha sido una parte clave para que pudiera hacer latransición de San Diego a Denver”


Louis Vasquez

Guardia Broncos de Denver


“Estuvimos cerca el año pasado pero no llegamos, pero esofue una motivación para esta temporada”

 “Sabemos que todavía no alcanzamos el objetivo que queríamosy por eso nos mantenemos concentrados”


Manny Ramírez

Centro Broncos de Denver