Giants: Urge volver a playoffs

Gigantes no ha jugado en la postemporada desde 2011 y estrena entrenador; su ofensiva tiene elementos muy productivos, pero las dudas están del lado defensivo

Eli Manning
Eli Manning (AP)

Ciudad de México

Se terminó la era de Tom Coughlin con los Gigantes de Nueva York porque ya había dado lo que tenía que dar. Tras ganar el SuperBowl XLVI ante Patriotas de Nueva Inglaterra, los neoyorquinos no clasificaron a los playoff s por cuatro años de manera consecutiva, situación que derivó en la salida del estratega.

Su lugar será ocupado por Ben McAdoo, quien fungió como coordinador ofensivo desde 2014, siendo el principal responsable de la mejora de Eli Manning, quien finalizó la temporada reciente con cuatro mil 432 yardas, 35 pases de TD y 14 intercepciones.

Sin embargo, debe trabajar en el manejo del reloj, factor que les jugó en contra en varias ocasiones, pues le dio tiempo a sus oponentes para darle la vuelta al marcador.

Manning tendrá a su disposición uno de los cuerpos de receptores más completos, liderados por Odell Beckham Jr. Desde su llegada hace dos años, el WR se ha vuelto en uno de los mayores referentes de la NFL, ya que se convirtió en el jugador que más atrapadas ha hecho en sus dos primeras temporadas como profesional con 187.

A Beckham Jr. se le unen Víctor Cruz, marginado toda la campaña anterior por una lesión en la pantorrilla, y el novato Sterling Shepard, proveniente de la Universidad de Oklahoma. Este trío de receptores tiene el talento necesario para convertirse en uno de los departamentos más temidos por las defensivas rivales.

El ataque terrestre estará nuevamente a cargo de Rashad Jennings, que si bien es cumplidor, todavía está lejos de ser de lo mejor, por lo que tiene como misión mejorar sus 863 yardas y tres anotaciones que logró en 2015.

El desempeño tanto de Manning como de Jennings dependerá de cómo se comporte la línea ofensiva, que estuvo a la altura al permitir únicamente 27 capturas al pasador, el quinto mejor registro de la liga, aunque debe mejorar su bloqueo por tierra, pues finalizaron en el puesto 18 en lo que a yardas por tierra se refiere.

Es en la defensiva donde McAdoo tendrá que trabajar arduamente para sacar adelante al equipo, pues fue la que permitió más yardas con un promedio de 420.3 por partido, además que fue en buena parte responsable de la mala temporada de los Gigantes, ya que de las 10 derrotas que sufrieron en 2015, ocho fueron por siete puntos o menos.

Es por ello que tanto en la agencia libre como el Draft se enfocaron en llenar esas deficiencias con cuatro defensivos dentro de sus primeras cinco selecciones colegiales, contando con la llegada de Olivier Vernon (de los Jets), que reemplazará el hueco dejado por David Ayers, líder del equipo en capturas la campaña pasada. Vernon deberá hacer mancuerna con Jason Pierre-Paul, de quien se espera retome su nivel tras el accidente que sufrió con fuegos artificiales el año pasado.

 La secundaria, última en lo que a yardas aéreas se refiere, está más sólida con la llegada del ex carnero Janoris Jenkins y de los novatos Eli Apple y Darian Thompson, que buscarán mejorar los 15 balones interceptados el año anterior. Tienen el talento para luchar por el título divisional y terminar con su sequía sin postemporada, pero si no ajustan a la defensiva será difícil que lo logren.