“Ninguno escuchó el conteo”: Manny Ramírez

El centro de los Broncos explica lo que sucedió en la primera jugada del duelo, cuando Seattle logra un safety tras el mal centro del jugador de sangre mexicana

Manny Ramírez
Manny Ramírez (AP)

NUEVA YORK, Estados Unidos

La primera jugada que cambió el Super Bowl. Los Broncos de Denver empezaban el juego con el ovoide en su poder pero en el primer down la historia se cargó del lado de los Halcones Marinos tras un error inesperado: un mal centro que mandó la bola al end zone donde Knowshon Moreno la tomó para regalarle un safety a Seattle.

La falta de coordinación entre el centro, Manny Ramírez, y el quarterback, Peyton Manning, es lo que ocasionó este desenlace.

"Es muy difícil que empieces el juego con un situación así. Nuestro plan era llevar la ofensiva con cadencia. Había mucho ruido y ninguno escuchó el conteo. Yo creí haber escuchado su grito y por eso centré, pero creo que justo Peyton (Manning) se iba a acercar para hacer algún cambio. No estoy seguro de lo que pasó. Es mala suerte que las cosas no salieran como las habíamos planeado. Me siento muy mal por el equipo, pero debemos de darle crédito a la defensiva de Seattle, jugaron de forma increíble. Fueron la defensiva número uno y así jugaron", explicó Ramírez.

A pesar de que esa jugada se dio al inicio del encuentro y de que solo fueron dos puntos los que sacaron los Halcones, sí tuvo un impacto mucho muy profundo en los Broncos.

"No quieres que algo así pase, pero así fue. Nos puso con la espalda contra la pared inmediatamente. Desde ahí tuvimos que luchar contra corriente, y desafortunadamente no pudimos levantarnos de lo que pasó", completó el liniero defensivo, cuyos padres son nacidos en Tamaulipas. "Ya no podemos hacer nada al respecto, esto ya es cosa del pasado. Los Halcones Marinos ahora son los campeones porque fueron capaces de mantener su plan de juego y obtuvieron los resultados que buscaban".