Chris Long: el jugador de los Eagles que juega gratis

Por años, el ala defensiva vivió bajo la etiqueta de decepción; ahora, está a unos días de jugar su segundo Super Bowl tras ganar con los Patriotas, y lo hace donando su salario a los que más lo necesitan

Chris Long dona todo su salario para apoyar a quienes lo necesitan
Chris Long dona todo su salario para apoyar a quienes lo necesitan (AP)

Ciudad de México

El Super Bowl LII está lleno de grandes historias que le darán sabor al juego más importante de la NFL. Pero muy pocas son como la de Chris Long, el ala defensiva de las Águilas de Filadelfia que juega sin cobrar un solo centavo.

No es una necesidad primaria para él. El jugador fue elegido por los Carneros –en ese entonces de San Luis- con la segunda selección global del draft de 2008 y firmó un contrato de seis años por 56.5 millones dólares, con 29 millones garantizados.

Chris vivió toda su vida bajo la lupa al ser hijo de Howie Long, mítico jugador de los Raiders, con quienes estuvo tanto en Oakland como en Los Ángeles, ganador del Super Bowl XVIII, miembro del Salón de la Fama y un comentarista deportivo muy estimado en el país vecino del norte.

Los Rams eligieron a Chris por sus credenciales tanto en el futbol americano colegial como por el linaje del que provenía, con la esperanza de que fuera la piedra angular del equipo, que en 2007 sólo ganó tres de sus 16 partidos.

Pero las expectativas pudieron más que los resultados. Los dos primeros años fueron decepcionantes, al sumar un total de nueve capturas. Pese a que fue titular esas dos primeras campañas, su desempeño dejó mucho que desear a los aficionados, que dejaron en entredicho si en verdad podría ser la solución del equipo.

Sus números mejoraron significativamente los siguientes años. Para 2010 consiguió 8.5 capturas, pero fue en 2011 cuando su carrera dio un nuevo giro, al llegar a 13 capturas. El buen paso de Long por la NFL se truncó entre 2014 y 2015, cuando las lesiones mermaron su producción a sólo una y tres capturas, respectivamente.

Chris Long fue muy criticado durante su estancia con los Rams (AP)

Esto reavivó las críticas de la fanaticada de los Carneros, quienes consideraron decepcionante su paso, al tratarse del aparentemente segundo mejor jugador disponible en el reclutamiento colegial de 2008. Su salida del equipo se dio el 19 de febrero de 2016, pese a que en 2012 la directiva le había hecho una extensión de contrato por cuatro años más, 50 millones y 27 de esos millones garantizados.

La carrera de Long parecía destinada a perderse entre muchas más, al nunca haber sido considerado para un Tazón de los Profesionales o el hecho de que los Carneros nunca llegaron a playoffs con él en el equipo

Sin embargo, este bajo perfil despertó el interés de Bill Belichick, el entrenador en jefe de los Patriotas de Nueva Inglaterra. ‘El Monje’, caracterizado por traerse jugadores talentosos pero poco espectaculares, decidió contratar al ala defensiva en 2016, aunque lo hizo con un contrato bastante inferior a los que tuvo con los Rams: 2.4 millones de dólares por un año.

La filosofía de los Pats es traer jugadores de pocos reflectores y con salarios más económicos. Poco le importó a Chris Long, que paró en el conjunto más ganador del siglo XXI en la NFL.

Chris Long y Danny Amendola, receptor de los Patriots (AP)

Aunque su participación se vio reducida a algunas jugadas en tercera oportunidad, tal pareció que esto, aunado al hecho de estar en un equipo competitivo, le dio un segundo aire a su carrera y lo revitalizaron.

A sus 31 años, Long supo lo que se sentía ganar un Super Bowl. Y lo hizo en uno de los regresos más espectaculares en la historia del deporte profesional, cuando los Patriots y su defensiva tuvieron que sobreponerse a una desventaja inicial de 28-3 en tres cuartos contra los Halcones de Atlanta. Tom Brady comandó a la ofensiva para sumar puntos, Chris Long y compañía resistieron los ataques de Matt Ryan y Devonta Freeman y los Pats se llevaron en tiempo extra su quinto trofeo Vince Lombardi (34-28).

El contrato terminó y Long salió de Nueva Inglaterra. Con un futuro incierto y un anillo de campeonato en su mano, Chris consideró el retiro, pero su labor no terminó ahí y decidió jugar un año más, pero de una manera distinta.

El jugador firmó con las Águilas de Filadelfia el 28 de marzo de 2017, justo el día de su cumpleaños número 32. El contrato fue de dos años y 4.5 millones de dólares, pero el ala defensiva no se queda con nada de ese dinero.

Consciente de las injusticias sociales y raciales que se viven en Estados Unidos, Long no dudó en manifestar su inconformidad y decidió donar todo su salario para ayudar a los necesitados a través de su Fundación Chris Long, la cual propuso recaudar fondos para así limpiar el agua en zonas del continente africano.

Pero su labor no terminó ahí. Antes de iniciar la temporada 2017-2018, Long revivió el proyecto Charlottesville, el cual busca apoyar a niños de escasos recursos a través de la educación y el deporte.

“Voy a jugar toda la temporada del 2017 sin percibir un dólar, porque creo que la educación es la mejor respuesta para un mejor mañana para todos los ciudadanos de América”, escribió Long en sus redes sociales. Y ha mantenido el compromiso.

El proyecto busca ayudar a la gente del condado de Charlottesville (Virginia), donde él creció y que ha sido azotado cruelmente por el racismo. La aceptación del proyecto ha sido tan bien aceptada que se ha expandido a otras tres ciudades. San Luis, Boston y Filadelfia. Sí, las tres metrópolis donde ha jugado alguna vez.

Chris Long apoya su brazo sobre su compañero Malcolm Jenkins, en apoyo durante las protestas en el himno de Estados Unidos (AP)

En una época donde las protestas por injusticias contra los afroamericanos se han intensificado, además de las constantes declaraciones de Donald Trump por estas manifestaciones en pleno himno de EU, han dividido a aficionados y jugadores, Chris Long se ha manifestado públicamente contra estos actos de discriminación al asegurar que estos problemas afectan a todos, convirtiéndose en uno de los primeros jugadores de raza blanca en manifestarse en el protocolo patrio.

A pesar de las críticas hechas por el presidente de Estados Unidos, Long se ha ganado el respeto de muchos, incluso de Barack Obama, ex mandatario de la nación de las barras y las estrellas, al asegurar que se trata de un héroe que necesita el país y el mundo, ya que con sus contribuciones se ha vuelto en un ejemplo a seguir.

Al igual que en Nueva Inglaterra, Chris Long jugó con un rol no tan protagónico pero sí bastante efectivo. Él fue una de las adiciones de corto plazo que tuvieron un impacto inmediato para que los Eagles, que culminaron la campaña pasada en el fondo de su división con marca de 7-9, se alzaran como el mejor equipo de la Conferencia Nacional con 13 victorias contra tres derrotas y llegaran al tercer Super Bowl de su historia, instancia donde se medirán contra los Patriotas. Sí, aquellos Patriotas a los que Long perteneció un año antes.

Lane Johnson y Chris Long popularizaron el uso de máscaras de perros como parte de la etiqueta de 'Underdogs' (no favoritos) que los Eagles hoy usan con orgullo (AP)

Aunque las lesiones fueron mermando al equipo, los Eagles supieron adaptarse a sus necesidades. E incluso Filadelfia disputó todos los playoffs con etiqueta de no favorito, por lo que Long y Lane Johnson, liniero ofensivo, decidieron tomarse esto con humor y, después de cada uno de los triunfos utilizaron una máscara de perro, autoproclamándose los Underdogs –término anglosajón que se aplica en deportes a aquellos a los que se les contemplaba con pocas posibilidades de triunfar-. Una etiqueta con la que Chris Long cargó por muchos años y que hoy usa como estandarte para demostrar que nada es imposible.

Con información de AP


Compra tus boletos para el Super Bowl 2018