Buccaneers: Otro año de reconstrucción

Poco cambiarán las expectativas para Tampa Bay esta campaña; su juventud rendirá frutos, pero en el futuro

Jameis Winston
Jameis Winston (AP)

Ciudad de México

Es cierto que tienen a uno de los pasadores con mejor proyección en la Liga, también que cuentan con un corredor que volverá a rebasar las mil yardas y que la defensiva se ha reforzado bien, pero eso no será suficiente para que los Bucaneros puedan pelear la cima de su división, ni siquiera para pensar en playoffs.

Tampa Bay no tiene una campaña ganadora desde 2010, cuando con marca de 10-6 fue tercero en su división y no pasó a postemporada. Al año siguiente cerró 4-12 y la tendencia fue tal que pasaron Raheem Morris, Greg Schiano y Lovie Smith como entrenadores, sin que ninguno ofreciera números decorosos.

Ahora, la familia Glazer apuesta por Dirk Koetter, promoviéndolo a head coach, tras ser coordinador ofensivo. Las expectativas que genera son favorables, pero no con efecto inmediato, porque se espera que Tampa Bay sea competitivo quizá hasta 2017.

Koetter tiene como líder de su proyecto ofensivo al quarterback Jameis Winston, quien en su año de novato lanzó para 4,042 yardas por aire, con 22 pases para anotación, y seis por tierra, en 2016 lo menos que de él se espera es que iguale esos números.

Para ello, cuenta con dos receptores confiables: Mike Evans (1,206 yardas) y Vincent Jackson. Por tierra, Doug Martin deberá brillar y, por qué no, mejorar sus 1,402 yardas de 2015; está libre de lesiones y tras su renovación contractual por cinco años, se preocupará solo por correr.

 Hasta ahí, el panorama parece positivo para Tampa Bay, pero en qué le ayudó ser la quinta mejor ofensiva en yardas por juego (375.9), si al llegar a la zona roja apenas anotó 342 puntos (20 en la Liga). Es claro que de poco sirve devorar yardas, si no hay anotaciones de por medio.

El escenario no mejora a la defensiva. Sus profundos fueron de los más atacados en la NFL, y para contrarrestar tal tendencia, Koetter eligió en primera ronda del Draft al esquinero Vernon Hargreaves, y se hizo del veterano Brent Grimes, procedente de Miami, quienes al lado de Alterraun Verner deberán evitar el mayor daño posible.

La línea defensiva y los apoyadores quizá sean lo mejor del equipo, con hombres de probada capacidad. Gerald McCoy fue su líder en capturas en 2014 y 2015, y Lavonte David se distinguió como el tercer mejor tacleador de la Liga, pero a ellos se les une Robert Ayers, un veterano de 10 años que si repite el nivel mostrado en 2015 con Gigantes (9.5 capturas) será de gran ayuda.

En cuanto a equipos especiales, parece que la búsqueda de pateador de los Bucaneros por fi n dio con el hombre indicado. Roberto Aguayo, de origen mexicano, fue tomado en la segunda ronda del Draft, y los expertos señalan al egresado de la Universidad de Florida State como el mejor pateador colegial en varios años.

Con todo esto queda claro que en Tampa Bay por ahora se conjugan los verbos en futuro; en 2017 quizá se hable en presente. La reconstrucción continúa.