Peor, ya no pueden estar

Pasan los años y los Browns no hallan la fórmula para dejar el sótano y aspirar a una campaña ganadora; ahora tendrán nuevo entrenador y a RGIII de pasador

Andrew Hawkins, receptor de los Cafés de Cleveland
Andrew Hawkins, receptor de los Cafés de Cleveland (AP)

Ciudad de México

Como cada año, los Cafés de Cleveland intentarán salir del sótano, en el cual se han mantenido en las últimas cinco temporadas, ahora con la incursión de Hue Jackson, su quinto entrenador desde el 2008, además de Robert Griffin III para la comandancia de la ofensiva.

Jackson tendrá su segunda experiencia como head coach, después de estar con los Raiders en 2011 (marca de 8-8), mientras que RGIII espera volver al protagonismo luego de decepcionantes años con los Pieles Rojas en donde la baja de juego y las lesiones lo relegaron a la banca en 2015. De hecho, su participación con los Redskins se resumió a 37 de 64 partidos posibles, 35 de ellos como titular. Llegó con bombo y platillo y se fue en la ignominia total.

A pesar de estos números, pero con la necesidad de tener a un nuevo quarterback que les brinde cierta seguridad, además de garantías en el emparrillado, el conjunto de Ohio se hizo en la agencia libre del carismático Robert Griffin III, para cubrir, en gran parte, el lugar dejado por Johnny Manziel. Si Griffin no funciona, Josh McCown le quitará el puesto, al cabo ya sabe lo que es dirigir la ofensiva de los Browns.

La estrella que se perfila para Cleveland, además de RG3, es el liniero ofensivo Joe Thomas, nombrado como el vigesimotercer mejor jugador de la Liga en el presente Top 100, alguien que es una garantía para cubrir el tan conocido lado ciego del mariscal de campo. Si Griffin aparece, habrá que ver si insiste en mantener ese estilo de quarterback que le gusta correr, y que le ha costado duros golpes en su incipiente carrera.

El ataque terrestre será comandado por Isaiah Crowell, muy efectivo en zona de gol, mientras que la referencia para atrapar los balones serán Andrew Hawkins, el ala cerrada Gary Barnidge, líder del equipo en recepciones en 2015, y el prometedor novato Cory Coleman, su primera selección del Draft, procedente de Baylor.

En cuanto a la defensiva, el nuevo coordinado, Ray Horton, tiene la ardua tarea, junto con Jackson, de reestructurar este sector, que tiene como sus principales referentes a Joe Haden, Tramon Williams, Paul Krugger, K’Waun Williams y Danny Shelton. El reto es mostrar progresos importantes, pues fueron la defensa 30 por tierra el certamen anterior. Presionar al quarterback es otro de sus puntos a mejorar.

El proyecto inmediato para los Browns será asentar un buen equipo, que maduren poco a poco sus numerosos novatos y blindar a sus piezas clave. Se oye fácil, pero es el protocolo que realizan los conjuntos éxitos en la NFL.

Uno de los logros que hasta el momento ha tenido Hue Jackson desde su llegada como nuevo coach de Cleveland, es tener la completa potestad de elegir al plantel que él quiere, formar un bloque sólido de jugadores, además de encontrar el equilibrio entre juventud y experiencia para intentar sacar a esta legendaria organización adelante, aunque la labor de reconstruir a un conjunto que lleva años en el sótano de la Liga es bastante ardua, sin contar que Cleveland no hace playoffs desde la campaña del 2002.

PRONÓSTICO: 4-12